Copiloto de Germanwings sufría de problemas visuales | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

El copiloto que supuestamente estrelló de forma deliberada un avión de pasajeros en los Alpes franceses dijo a su ex novia que estaba en tratamiento psiquiátrico y que planeaba un “gesto espectacular” que todo el mundo recordaría, informó el sábado el diario alemán Bild.

El periódico publicó una entrevista con una mujer que dijo que había mantenido una relación en 2014 con Andreas Lubitz, el hombre del que la Fiscalía francesa sospecha que se encerró en la cabina del Airbus de Germanwings el martes y lo estrelló contra una montaña, provocando la muerte de las 150 personas que viajaban a bordo, señaló Reuters.

“Cuando me enteré del accidente, recordé una y otra vez una frase que él decía”, dijo al Bild la mujer, una azafata de vuelo de 26 años identificada sólo como María W para proteger su identidad. “‘Un día haré algo que cambiará el sistema, y entonces todo el mundo conocerá mi nombre y lo recordará'”, agregó.

“No sabía qué quería decir en ese momento, pero ahora es obvio”, dijo.

“Lo hizo porque se dio cuenta de que, debido a sus problemas de salud, su gran sueño de trabajar en Lufthansa, de tener un trabajo de piloto, y de piloto de vuelos de larga distancia, era casi imposible. Nunca hablaba mucho sobre su enfermedad, sólo que estaba en tratamiento psiquiátrico”, agregó.

Las autoridades alemanas dijeron el viernes que habían encontrado partes de baja médica rotos que indicaban que el piloto sufría una enfermedad que le debería haber dejado en tierra el día de la tragedia. Germanwings, la aerolínea de bajo costo de Lufthansa, ha dicho que el piloto no envió ningún parte de baja médica en ese momento.

“Solía alterarse en las conversaciones y gritarme… Por la noche se despertaba gritando ‘nos estamos estrellando’, porque tenía pesadillas”, relató María W.

Y agregó al diario: “Siempre hablábamos mucho de trabajo y luego se convirtió en una persona diferente. Le disgustaban las condiciones bajo las que trabajaba: poco dinero, temor de perder el contrato, demasiada presión”.

Síntomas de estrés

Un portavoz de Lufthansa declinó hacer comentarios. Sin embargo, la compañía y su subsidiaria Germanwings publicaron un anuncio de página entera en los principales diarios alemanes el sábado expresando su “más profundo duelo”.

Lufthansa y Germanwings ofrecieron condolencias a los amigos y familiares de los pasajeros y tripulantes del vuelo 4U9525 y agradecieron a las miles de personas en Francia, España y Alemania que han brindado su apoyo desde el accidente.

Funcionarios alemanes dijeron que se realizará una ceremonia el 17 de abril en la catedral de Colonia a la que asistirá la canciller Ángela Merkel y altos funcionarios de gobiernos de otros países como Francia y España.

El periódico alemán Welt am Sonntag citó a un investigador experimentado cuando dijo que el copiloto de 27 años “fue tratado por varios neurólogos y psiquiatras”, y agregó que varios medicamentos fueron encontrados en su departamento en Düsseldorf.

La policía también descubrió notas que mostraban que Lubitz padecía de “síntomas severos de estrés subjetivo”, agregó.

El sábado, el diario The New York Times citó a funcionarios que dijeron que Lubitz había buscado además tratamiento por problemas de visión que pudieron haber puesto en riesgo sus destrezas para trabajar como piloto.

Fiscales y policías alemanes declinaron emitir comentarios sobre los reportes de los medios, y agregaron que no entregarían declaraciones oficiales sobre el caso antes del lunes.

Otras pistas

Un piloto de Germanwings, Frank Woiton, contó a Bild que Lubitz “hablaba de su formación y decía cuán feliz estaba. Decía que a corto plazo iba a volar en aviones de larga distancia y convertirse en comandante de a bordo”, agregó.

No obstante, la “personalidad” del copiloto es una “pista seria”, “pero no la única”, declaró este sábado un investigador francés en la ciudad alemana de Düsseldorf, señaló AFP.

El general de gendarmería Jean-Pierre Michel, subdirector de la policía judicial, precisó que tampoco se descartaba la posibilidad de que haya habido un “error involuntario o un fallo técnico”.

A esta altura de la investigación, sigue sin hallarse ningún “elemento particular” en la vida del copiloto, tal como una ruptura amorosa o un problema profesional que podría explicar un gesto voluntario para destruir el avión, declaró Michel.

Mientras tanto, en el sureste de Francia se reanudaron las tareas de búsqueda en Seyne-les-Alpes, a diez kilómetros del lugar en que cayó el avión. Según la gendarmería, en la zona están trabajando por turnos unas 60 personas.

A unos 40 km al sur, en Digne-les-Bains, se celebró una misa por las víctimas, entre las que hay 75 alemanes y 51 españoles.

Síguenos por @800noticias