Conductores de autobuses suspenden paro en la capital panameña | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Ciudad de Panamá, Panamá |AFP. Los conductores de autobuses urbanos de la capital panameña suspendieron este lunes una huelga por demandas laborales que habían iniciado horas antes y que había dejado sin transporte a decenas de miles de personas, a pocos días de que la celebración en el país de la Cumbre de Las Américas.

“Sindicato levanta paro”, escribió el secretario de Comunicación del Estado, Manuel Domínguez, en su cuenta de Twitter.

Domínguez reproduce además un acuerdo firmado por dirigentes sindicales, el gobierno y la defensoría del pueblo.

Según ese acuerdo, el sindicato de la empresa Mi Bus “se compromete a suspender el paro inmediatamente”, mientras que el gobierno panameño “reitera el cumplimiento” de acuerdos anteriores firmados con los trabajadores.

Además, el gobierno panameño se compromete a liberar a los detenidos durante las protestas y a reunirse con los sindicatos, la defensoría del pueblo y un delegado de la comisión de transporte del Congreso para “ver los avances de la compra de acciones de la compañía Mi Bus”.

Cerca de 500.000 personas que utilizan a diario el autobús urbano han resultado afectadas por la huelga en la capital panameña, donde se vivieron escenas de desesperación en paradas abarrotadas.

Trabajadores en paro impidieron la salida de los vehículos de algunas terminales, lo que provocó la intervención policial y varias detenciones de manifestantes, según imágenes de televisión.

La huelga se produce la misma semana en que Panamá será la sede de la Cumbre de Las Américas, en la que se espera la presencia de 34 jefes de Estado y de gobierno.

“Nosotros estamos peleando por nuestros derechos y vamos a seguir peleando todos juntos. Vamos a defender nuestros derechos en el terreno que sea y como sea”, había dicho al inicio de la huelga Antenor Guadamuz, líder de las protestas, al canal Telemetro.

El reclamo de los trabajadores se origina en una negociación en marcha entre el gobierno panameño y la empresa concesionaria Mi Bus, de capital mayoritariamente colombiano, para rescindir el contrato debido a deficiencias en el servicio.

El gobierno se comprometió con los representantes sindicales a indemnizar con 12 millones de dólares a los 4.776 trabajadores una vez se concretara la transacción comercial, pero los huelguistas manifestaban que existía un acuerdo secreto, por lo que exigían sus pagos inmediatamente.

Síguenos por @800noticias