Citan a estafador venezolano en caso de tráfico de cubanas | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Nuevo Herald

Un empresario venezolano condenado este año a una década en prisión por estafar a inversionistas en Estados Unidos, aparece nombrado en documentos federales como testigo de la Fiscalía en el caso de un grupo de cubanas que presuntamente fueron traídas de la isla en una operación de tráfico humano y obligadas a prostituirse en Miami.

Anibangel Molina-Añez, quien se encuentra cumpliendo sentencia en una cárcel de Georgia, podrá ser trasladado al tribunal federal de Miami para dar su testimonio durante el juicio, como un “testigo material para los Estados Unidos en este caso”, según los documentos.

No está claro qué tipo de testimonio aportará Molina. Su abogado, Frank Rubino, no aceptó una entrevista con Univisión 23, socio noticioso de el Nuevo Herald y que primero divulgó el caso de las cubanas.

El caso de las jóvenes cubanas salió a la luz recientemente, luego de que las autoridades arrestaran a Silvio Clark Morales, y lo acusaran de 16 cargos relacionados con tráfico de personas y proxenetismo. Dos de las mujeres se escaparon de un edificio donde las mantenían encerradas en Allapattah y alertaron a las autoridades. Otras cuatro fueron rescatadas del edificio. Este sería el primer caso conocido de mujeres traídas desde Cuba para la explotación sexual que se ventila en una corte federal.

En un caso separado, Molina se declaró culpable en junio de estafar a decenas de inversionistas por más de $4 millones, en un caso que empezó en el 2011. Mientras estaba libre bajo fianza Molina huyó a Venezuela y se ocultó en Maracaibo. Regresó a EEUU en marzo, donde fue detenido al arribar al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) por alguaciles de Estados Unidos.

Además de Molina, fueron arrestados como cómplices del fraude su ex esposa Betsy Aguiar y su empleado Antonio Castro, ambos cubanoamericanos. Los tres fueron acusados de desfalcar a personas que invirtieron millones en metales preciosos, petróleo, divisas y cuentas de cheques de alto interés—nada de lo cual existía.

Mientras tanto, la defensa de Morales pidió que la fecha del juicio fuera aplazada hasta febrero del próximo año, alegando que necesitan realizar entrevistas a personas en Cuba.
“El material (del caso) revela que muchas de las actividades que forman la base del caso ocurrieron fuera de los Estados Unidos, específicamente en la República de Cuba”, escribió Stewart G. Abrams, el abogado de oficio asignado a Morales. “La defensa necesita la oportunidad de investigar las alegaciones contra el acusado, lo que requiere entrevistar un número significativo de testigos que no viven en el país (EEUU)”.
Síguenos por @800noticias