Chile conmemoró 42 años de inicio de dictadura de Pinochet | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

 AFP | Con la convicción de que Chile mantiene deudas pendientes en el camino hacia la verdad y justicia, la presidenta Michelle Bachelet conmemoró este viernes el golpe de Estado que 42 años atrás “desgarró” el alma de Chile instaurando la dictadura de Augusto Pinochet. 

Pese a las expectativas de los grupos de derechos humanos y sectores de la coalición gobernante, el discurso de Bachelet cerró sin hacer anuncios respecto a una cárcel especial para represores que despierta el rechazo de familiares de desaparecidos.

“Aún faltan seres queridos cuyos paradero debemos saber, aún falta verdad por conocer y justicia por aplicar”, dijo la presidenta al encabezar un homenaje al socialista Allende en La Moneda, la sede del gobierno que en 1973 fue bombardeada por las Fuerzas Armadas.

Bachelet, que recordó la tragedia “que desgarró el alma de Chile”, llamó a “derribar los muros de silencio que nos impiden avanzar, aún hay privilegios que el Chile de hoy día no tolera, la consciencia de Chile nos exige superarlos”.

“Me encargaré de que el cumplimiento de la justicia sea igual para todos, es un compromiso ineludible que asumo personalmente”, agregó la mandataria, que vivió en carne propia la represión militar, en lo que podría ser un guiño a las voces que piden cerrar la cárcel especial.

“Tienen que entender que tienen la obligación de cerrarla”, lanzó en las afueras de La Moneda, Lorena Pizarro, presidenta de la Asociación de Familiares Detenidos Desaparecidos.

Punta Peuco, ubicado a 50 kilómetros de Santiago, alberga a un centenar de exmiembros de las Fuerzas Armadas condenados por secuestro, la tortura, el asesinato de algunos de las más de 3.200 víctimas mortales que dejó la dictadura de Pinochet (1973-1990).

Cuentas pendientes

A 42 años del golpe que instauró una de las dictaduras más cruentas de América Latina, con más de 38.000 torturados y miles en el exilio, el país avanza entre constantes nuevas condenas a represores y voces que acusan a las Fuerzas Armadas de mantener vivos ‘pactos de silencio’ que impiden avanzar a numerosas causas judiciales en trámite.

La ola de críticas tomó nueva fuerza este año tras el vuelco inesperado del caso de dos jóvenes quemados en 1986, crimen emblemático que provocó la muerte del fotógrafo Rodrigo Rojas y que se resolvió con la condena a más de una decena de represores gracias a la confesión de uno de los exconscriptos que denunció las maniobras de encubrimiento de las jerarquías militares.

La muerte a principios de agosto de Manuel Contreras, exjefe de la policía política de Pinochet, mientras cumplía parte de más de medio siglo de condenas y una sentencia que condenó en agosto a 11 exmilitares chilenos y tres exmilitares uruguayos por el secuestro y crimen del químico de la policía secreta de Pinochet, Eugenio Berríos, sumaron leña a la discusión sobre el pasado reciente.

Bajo los muros de La Moneda -que sobrevivieron a la embestida militar del 73- Bachelet aseguró que el país se encamina hacia “más verdad, más justicia y reparación”, un futuro en el que tiene un rol fundamental la nueva Subsecretaria de Derechos Humanos, en trámite en el Congreso.

Más allá del camino por recorrer, Bachelet festejó que en su país “que por más estruendosas que sean las críticas la democracia” permanece intacta.

Una democracia que vivió el jueves un intenso debate en la Cámara de Diputados, que aprobó un proyecto de ley que instaura un bono a torturados y viudas de víctimas, con un álgido momento protagonizado por un diputado opositor que lanzó que “los verdaderos patriotas” están en Punta Peuco.

La mandataria -que enfrenta niveles de aprobación históricamente bajos, 22% según una encuesta difundida este viernes- aprovechó el discurso para recordar que su país dará refugio a familias sirias ya que “los derechos humanos no tienen fronteras”.

Con el homenaje a Allende -que se suicidó el 11 de setiembre de 1973, en medio del bombardeo a La Moneda- se abre una jornada que tendrá varios actos en recuerdo de las víctimas de la cruenta dictadura de Pinochet y que en la previa tuvo incidentes -que se repiten cada año- en la periferia de Santiago.

Síguenos por @800noticias