Aún en libertad autor principal de la masacre de Tumeremo | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Fuente: Últimas Noticias/ Sala de redacción

A casi un mes de la masacre ocurrida en la mina Atenas ubicada en Tumeremo , en el esatdo Bolívar, aún , Jamilton Ulloa (El Topo), el hombre que todas las autoridades han señalado como el autor principal de la matanza no ha podido ser capturado.

El poder de su brazo ejecutor ha sido señalado por testigos y habitantes de Tumeremo quienes aseguran que allí ” El topo es una autoridad, quien se mete con él? ”
El diario Últimas Noticias tuvo acceso al expediente donde se refleja el poder que ejercía El Topo sobre Tumeremo. “Tiene una planta grande que le da luz al pueblo”, dijeron. Los testigos que entrevistó la Fiscalía coinciden en señalar que los diferentes organismos de seguridad estaban acuartelados el día de la matanza. También refieren que el dueño de un fundo cercano a la mina Atenas auxilió a 56 personas heridas que huían de la emboscada sangrienta.

Testigos aseguran que El Topo fue quien activó la alcabala para enfrentar a la banda de El Gordo, quien pretendía apoderarse de la recién descubierta mina Atenas.

Hombres armados con fusiles R-15 y vestidos con chalecos paraban el tránsito para que este sacara a las personas de los vehículos. Un grupo de pobladores que estaba arremolinado en torno a la alcabala, le iba indicando a El Topo (es un personaje muy conocido en el pueblo) cuáles eran los integrantes de la banda rival.
Los testigos contaron que vieron pasar por las calles de Tumeremo dos camiones que iban hacia la mina Hoja Lata, “los cuales dejaron rastros de sangre en el asfalto”. Presumen que allí llevaban los cadáveres.

Eso guarda relación con lo relatado por alguien que estuvo en la “alcabala” donde El Topo escogió a quienes luego asesinó. “Más de 50 encapuchados con armas largas nos mandaron a bajar del vehículo; los hombres relacionados con El Gordo los mataban. Había un tipo que reconocía a todos los que conocían al Gordo o pertenecían a su banda; él decía a quién matar y a quién no. Primero mataron a cinco personas que eran conocidas con los apodos de Jairo, El Colombiano, Virolo, Gorrita, Funga y El Tigre”.

Otro testigo narró que cinco hombres montaron los cadáveres en un camión verde. “Pusieron el volteo de primero y acomodaron detrás a la población (como 500 mineros secuestrados) y los carros detrás de las motos y decían que el que se moviera lo matamos. Ellos (El Topo y su equipo) iban en una camioneta Luv Dimack color gris. Dijeron que llevaban esos muertos a enseñárselos al patrón y después los echarían al hueco. El Topo hizo una llamada y dijo: ‘Patrón, tengo al Gorrita y Virolo’”.

Síguenos por @800noticias