Así perdió Cristiano un millón de seguidores en Twitter en menos de 24 horas | 800Noticias
800Noticias
Deportes

El Mundo

Twitter ha empezado a cazar todas aquellas cuentas que hayan incurrido en lo que considera comportamiento sospechoso. Como resultado, personalidades de todo el mundo, organismos de distinta naturaleza e incluso usuarios particulares están viendo descender su número de seguidores de forma significativa desde este jueves… y sin que medie un tuit desafortunado.

El presidente Donald Trump ha perdido 100.000 followers en cuestión de horas (calma: todavía le quedan 53 millones). Peor incluso le ha ido a su antecesor en el Despacho Oval, Barack Obama, que ha perdido 400.000, según The Washington Post.

El diario estadounidense también ha informado de que Twitter ya excluyó 70 millones de estas cuentas consideradas «no creíbles» entre mayo y junio, mientras que en lo que llevamos de mes ha suspendido alrededor de un millón al día. La compañía del pajarito azul pretende con semejante purga «mejorar la calidad de la conversación», al tiempo que intenta revertir la crisis de reputación que sufre desde la celebración de las elecciones presidenciales en EEUU, en noviembre de 2016.

«Durante estos años, cuando hemos detectado cambios repentinos en el comportamiento de algunas cuentas las hemos congelado y nos hemos puesto en contacto con sus propietarios para que validen la cuenta y reseteen sus contraseñas. Mientras tanto, mantenemos su cuenta bloqueada sin que puedan acceder a ella», ha explicado Vijaya Gadde, responsable del área de Legal y de Políticas de Seguridad de Twitter.

La pregunta clave, por tanto, es qué se entiende por «cambios repentinos en el comportamiento». Twitter procede a suspender una cuenta si detecta que ésta empieza a publicar un elevado volumen de respuestas, a realizar menciones al tuntún o a tuitear enlaces sobre contenido dudoso. También si comprueba que otros han procedido a bloquearla.

Ése sería el paso previo a la eliminación de dicha cuenta en el recuento de seguidores, pero no a su borrado en sentido literal.¿Cómo está afectando esta cacería a los perfiles autóctonos con más followers o con mayor relevancia pública? «Los cambios se van a empezar a ver a partir de las seis de la tarde», alertaba la compañía este jueves.

Pues bien, desde entonces, y en menos de 24 horas, Pedro Sánchez ha perdido 10.000 seguidores, por los 500.000 del Real Madrid, los 400.000 de Alejandro Sanz y los 100.000 del youtuber Elrubius. Otros ilustres damnificados son Cristiano Ronaldo (1.200.000 followers menos) y Shakira (1.300.000).

Síguenos por @800noticias