Asciende a seis los muertos tras enfrentamientos entre policías y maestros en México | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Agencias

El sureño estado mexicano de Oaxaca revivió el pasado domingo la pesadilla que lo aquejó durante más de medio año en 2006: enfrentamientos armados que parecían el escenario de una guerra, entre maestros disidentes y las fuerzas de seguridad. Tras una semana de bloqueos en carreteras por parte de los profesores, la policía los dispersó con gases lacrimógenos y recibió en respuesta pedradas y cohetones. Hasta el momento han sido reportadas seis personas muertas, 55 policías lesionados y al menos otros 50 heridos entre maestros y civiles por arma de fuego. 21 personas han sido detenidas.

En una imagen que recuerda al convulso conflicto magisterial de hace 10 años en esa entidad, cientos de policías federales enfrentaron a los disidentes con gases e incluso armas de fuego, mientras los maestros incendiaron vehículos para usarlos como barricadas. El conflicto duró varias horas y entre los heridos también hubo pobladores, alcanzados por las balas, las pedradas y los cohetones.

El saldo del enfrentamiento es inestable: el primer reporte oficial hablaba de tres muertos y 21 policías heridos, pero durante la tarde fueron apareciendo más maestros y civiles heridos, y por la noche el número de muertos se elevó a seis.

La información oficial llegaba a cuentagotas y el Gobierno de Oaxaca ofreció una postura hasta la noche del domingo, en una conferencia conjunta entre el gobernador Gabino Cué y el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo. Los funcionarios informaron que el saldo es de seis muertos, entre ellos un periodista y dos personas vinculadas al magisterio; al menos 51 heridos y 25 detenidos por los disturbios.

Por su parte, la CNTE aseguró durante una protesta en la Ciudad de México que cinco de los muertos estaban relacionados con el magisterio y mencionó sus nombres: Andrés Aguilar, de 29 años; Yalid Jiménez, de 22; Óscar Santiago, de 22; Jesús Cadena, de 19 y Anselmo Cruz, de quien no especificaron la edad.

Más tarde se supo de la muerte del reportero local Elpidio Ramos, quien cubría el enfrentamiento y fue baleado por hombres que saqueaban una tienda en el municipio de Juchitán.

Los maestros que bloqueaban la carretera de Oaxaca hacia la capital pertenecen a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una poderosa agrupación gremial con más de 100.000 afiliados en todo el país pero especialmente fuerte en los Estados del sur, que se opone a la evaluación obligatoria del personal docente incorporada en la reforma educativa de 2013.

Síguenos por @800noticias