75 reclusos serán trasladados luego de situación de rehenes en La Yaguara | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Jenny Oropeza | 800Noticias. – Un motín, en los calabozos del Centro de Coordinación Policial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), ubicado en la Intercomunal de Antímano, que comenzó la noche de este domingo desencadenó  una situación de rehenes, que dejó como saldo a dos oficiales heridos, otro retenido, y dos recluso también lesionados.

Luego de más de 14 horas de tensión y negociaciones el oficial fue liberado y los 75 reclusos que permanecían en esa dependencia policial fueron trasladados a diversos centros penitenciarios.

El oficial tomado como rehén fue Jaime Bracamonte, quien vivió momentos de tensión e incluso fue golpeado en la cabeza por los internos, al momento de ser introducido al calabozo.

Los efectivos heridos responden a los nombres de: oficial jefe Carlos González, quien presentó heridas por arma de fuego en ambas piernas y fractura en la tibia de pierna derecha; oficial agregado Ramón Olivar, quien presentó una herida en la pierna derecha; y dos internos heridos aún por identificar.

Ambos policías fueron trasladados a la Clínica Vista Alegre donde fueron atendidos.

Según se pudo conocer, de manera extraoficial, todo comenzó cuando los privados de libertad eran llevados a las duchas para su aseo personal.  Fue allí cuando lograron someter a los oficiales antes mencionados a quienes despojaron de dos armas de fuego, tipo pistola marca Beretta, modelo PX4, calibre 9mm y dos escopetas calibre 12, dando origen a un intercambio de disparos resultando heridos los oficiales y dos privados de libertad.

La situación de la toma del rehén fue llevada a cabo, presuntamente, por los internos Jael Blanco, Hugo Espejo y Materan, quienes demandaban la presencia de los medios de comunicación, la Defensoría del Pueblo y de representantes del Ministerio de Servicios Penitenciarios. Jaime Bracamonte, quien estaba en manos de los detenidos, pudo conversar con los representantes de los medios vía telefónica.

Durante la llamada, el oficial Bracamonte expresó que si no se cumplían las peticiones, lo asesinarían. Los reclusos exigían ser trasladados a penales. “Por favor hagan lo que piden, porque si no me matan;  que retiren a los francotiradores de la azotea, cumplan con todo; ellos piden además que pasen los medios de comunicación, comida, ropa y cigarros”, dijo el oficial  notablemente asustado.

Luego, hicieron presencia en el  lugar el fiscal 13 Nacional Enrique Alberto Arrieta, de la Dirección Contra la Vulneración de Derechos Fundamentales; defensora pública Lismardi Tortoza, quien junto al oficial Martínez, del equipo de mediación y negociación, llegaron a un acuerdo. Cuando los 75 reclusos fueron trasladados a diversos centros penitenciarios entre ellos la Peninteciaria General de Venezuela  (PGV);  ubicada en San Juan de Los Morros. La medida fue concedida luego que los internos entregaran una de las escopetas que les fue despojada a los oficiales durante la reyerta

Foto: @Angelicalugob

Síguenos por @800noticias