+VIDEO| Pueblos colindantes a Amatrice luchan por recuperarse del terremoto en Italia | 800Noticias
800Noticias
Fotos de Impacto

Agencias

El joven entrenador isleño Rafa Torrejón, que la pasada temporada dirigió al Cádiz CF Virgili con el que firmó una brillante actuación, se encuentra desde hace unas semanas en la localidad italiana de Rieti, donde este verano ha sido contratado por el club que milita en la Serie A del fútbol sala transalpino para coordinar la cantera y el equipo juvenil, además de realizar labores de adjunto al cuerpo técnico del primer plantel.

Torrejón ha vivido de primera mano el terremoto de seis grados de intensidad que la pasada madrugada ha devastado la zona, y que ha originado que, hasta el momento, se hayan contabilizado 120 muertos y más de 350 heridos. Vive en Rieti junto al jerezano Israel Caro, ‘Illi’, y Pedro Toro, otro gaditano que también ha fichado el club.

«Nosotros vivimos en Rieti y aquí no se han producido daños, pero todos los pueblos que están alrededor han quedado destrozados. El epicentro ha sido a cuatro kilómetros de donde estamos; es una zona de montaña en la que hay muchos pueblos con casas muy antiguas, la mayoría de barro o madera, que han sufrido muchos daños», cuenta Torrejón.

El isleño no había vivido nunca algo similar. «Ha durado siete u ocho segundos y lo hemos notado. Es la primera vez que vivía un terremoto y nos hemos asustado, pero estamos bien. Después ha habido más de una réplica, dicen que en toda Italia se han sentido más de cien. Una de ellas nos ha cogido en el coche y la verdad es que el coche se movía… Hemos pasado la noche fuera de la casa por precaución y hasta las 8 de la mañana no hemos entrado. Ahora estamos en alerta durante las próximas 48 horas por riesgo a que pueda suceder algo parecido», relata.

Mientras se produce la conversación telefónica con este medio se oyen sirenas, helicópteros y mucho ruido; prueba directa de lo que se está viviendo en estos momentos en la zona. «Rieti es la capital de la provincia y aquí es donde se está concentrando toda la ayuda que está saliendo para los pueblos afectados. Durante todo el día no paran de salir helicópteros, ambulancias y camiones de bomberos. Hay gente donando sangre porque los daños son importantes. Son pueblos muy pequeños con muchas casas que están incrustadas en las montañas, la mayoría muy antiguas y de barro o madera, sobre base de arena… El terremoto los ha desmoronado. Cuentan que hay más de cien heridos y muchos desaparecidos».

Y es que, aunque los gaditanos se encuentran a salvo, sí han podido ver de cerca la cara de la tragedia. «Donde vamos a comer tenemos un amigo que ha perdido a su mujer y sus hijos, no los han encontrado. Lo está pasando fatal. Sales a la calle y ves que la gente lo está pasando muy mal. No es la primera vez que pasa algo así en la zona, en 2009 hubo otro terremoto en el que murieron más de 300 personas y la verdad es que lo tienen muy presente».

«La profesionalidad con la que se trabaja aquí no se puede comparar con lo que hay en España y, sobre todo, en Cádiz»
Rafa ha vivido unas últimas horas muy intensas. La gente de su entorno más cercano está a salvo, pero la incertidumbre y el miedo es una constante. «Nos llevamos un susto enorme porque nos enteramos que la hija de una secretaria del club había pasado la noche en Amatrice, en casa de una amiga, y no daba respuesta el teléfono. Ha sido un caos, menos mal que no le había pasado nada y pudieron contactar con ella. De la gente del club no se ha visto nadie afectado».

Las conexiones telefónicas y de internet han estado fallando durante todo el día, ya que el terremoto ha causado daños en varios repetidores, produciendo un colapso que ha aumentado el caos entre familiares preocupados por lo que estaba pasando a personas cercanas. «Está fallando la conexión a internet. Por eso decidimos poner un mensaje en Facebook de que estábamos bien. Hemos podido hablar con Ramoncito y Lemine, que están en Roma, y dicen que allí también se ha notado el terremoto, aunque no se han registrado daños. Lo peor se lo ha llevado Amatrice, que lo tenemos a cuatro kilómetros, y los pueblos cercanos».

Aunque no es plato de buen gusto, Torrejón se lo toma con filosofía. Piensa que es una experiencia más que le ha tocado vivir y se concentra en el esperanzador futuro profesional que tiene por delante. No en vano, ha firmado un contrato por dos años con el club de Rieti para ser el encargado de coordinar la formación de los equipos base, en un proyecto que pretende ir nutriendo de jóvenes talentos al primer equipo en temporadas sucesivas. «La profesionalidad con la que se trabaja aquí no se puede comparar con lo que hay en España y, sobre todo, en Cádiz. El presidente nos ha asegurado que si el proyecto sale bien, tendré trabajo aquí el tiempo que quiera. Es un equipo puntero de Italia que juega competición europea, pero está formado por extranjeros fichados a base de dinero. La idea es que el día de mañana se vaya profesionalizando el fútbol base para que los jugadores lleguen formados al primer equipo y puedan competir con garantías».

 

Síguenos por @800noticias