Venezuela rechaza intromisión de Alto Comisionado del Reino Unido en diferendo territorial | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

AVN.- Venezuela rechazó este viernes la intromisión y declaraciones del Alto Comisionado del Reino Unido en la República Cooperativa de Guyana, Gregory Quinn, sobre la controversia por el territorio Esequibo entre Venezuela y Guyana.

La República Bolivariana plantea, en un comunicado publicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que las afirmaciones del representante británico pretenden ocultar la verdad histórica del fraude arbitral del 3 de octubre de 1899, mediante el cual se intentó despojar a Venezuela de una importante parte de su territorio: La Guayana Esequiba, sujeta a un diferendo con su vecino Guyana.

Asimismo, el texto repudia la intención de Quinn de desconocer el Acuerdo de Ginebra, suscrito el 17 de febrero de 1966 por los Gobiernos de Venezuela y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, en consulta con Guyana Británica, mediante el cual se establece la conformación de una comisión mixta para resolver la controversia territorial.

A continuación, el comunicado íntegro publicado por la Cancillería venezolana:

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores

Comunicado

La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente las declaraciones del alto comisionado británico en la República Cooperativa de Guyana, Greg Quinn, acerca de la controversia territorial entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa de Guyana.

Las declaraciones del señor Quinn pretenden ocultar la verdad histórica que revela cómo su país, aprovechándose de la predominante condición de potencia imperial de la época, junto al gobierno estadounidense, propiciaron y ejecutaron un fraude arbitral que violó la integridad territorial de Venezuela, configurando uno de los casos de abuso del poderío imperial que más gravemente trasgredió principios cardinales del Derecho Internacional.

Llama la atención la sincronía, temporal y de contenido, entre las declaraciones del representante del gobierno británico y del representante del gobierno estadounidense sobre el fraude arbitral de 1899. Ambos se empeñan presurosamente en exigir respeto a un laudo urguido por manos de actores de sus gobiernos, desconociendo a la vez el válido y vigente Acuerdo de Ginebra de 1966 como el instrumento jurídico vigente para regular la controversia territorial entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa de Guyana.

La República Bolivariana de Venezuela demanda a las autoridades británicas un genuino respeto al Derecho y les exige deponer su actitud anacrónica, muy similar a su nefasto legado de controversias territoriales, como resultado de su política colonial, depredadora y esclavista en África, Asia, América Latina y el Caribe, que conforma una vergüenza para la Humanidad y de la cual nadie podría sentirse orgulloso.

Síguenos por @800noticias