Vanuatu decreta el estado de emergencia tras el paso de ciclón Pam | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Suva, Fiyi |AFP. Las autoridades de Vanuatu decretaron el domingo el estado de emergencia, un día después de que su presidente apelara a la solidaridad internacional tras el paso del ciclón tropical Pam, que podría convertirse en una de las peores catástrofes ocurridas en el océano Pacífico.

“El gobierno decretó el estado de emergencia en todo el país”, dijo a la AFP el portavoz de la Oficina de Gestión de Catástrofes, Paulo Malatu. “Hay seis muertos confirmados en [la capital] Port Vila y 20 heridos”, añadió.

A consecuencia del corte casi general de las comunicaciones en el archipiélago, se desconoce con certeza el número de muertos en todo Vanuatu. No obstante, las organizaciones humanitarias temen un recuento final de decenas de muertos y Naciones Unidas manejaba informaciones no confirmadas de al menos 44 muertos solo en una provincia.

“Esta podría ser una de las peores catástrofes nunca vistas en el Pacífico, el alcance de las necesidades humanitarias es enorme”, dijo el director de Oxfam en Vanuatu, Colin Collet van Rooyen, quien precisó que el ciclón se llevó por delante el 90% de las viviendas de Port Vila.

Varias oenegés describían escenas de casas destruidas, árboles caídos y carreteras cortadas, como resultado del ciclón Pam, una tormenta de categoría 5, la máxima posible, con vientos de hasta 320 kilómetros por hora.

El presidente de Vanuatu, Baldwin Lonsdale, que se encontraba en una conferencia de la ONU en Japón precisamente sobre la reducción del riesgo de desastres naturales, pidió el sábado el apoyo internacional.

“Hago un llamado en nombre del gobierno y del pueblo de Vanuatu a la comunidad internacional para que aporte su ayuda para hacer frente a esta calamidad”, declaró emocionado el mandatario.

El paso de Pam por el archipiélago de Vanuatu golpeó duramente la capital, donde causó graves inundaciones.

“La escena esta mañana es de absoluta desolación, las casas están destruidas, los árboles arrancados, las carreteras están bloqueadas y la gente vaga por las calles en busca de ayuda”, afirmaba el cooperante de Save the Children Tom Skirrow, desde la capital.

Unicef informó de que ya estaba trabajando con los responsables nacionales de desastres de Vanuatu, Fiyi y las Islas Salomón para ofrecerles apoyo.

Se espera que el domingo llegue a la zona un equipo de evaluación y coordinación de desastres de la ONU.

– Llamado de las oenegés –

Las oenegés también lanzaron llamados a la solidaridad internacional, antes de volar a la capital con comida y medicinas a partir del domingo, cuando se espera que el aeropuerto de la capital vuelva a estar operativo.

Australia ofreció asistencia e informó de que había personal médico y de rescate a la espera de partir en cuanto fuera posible. Otros países anunciaron donaciones: Reino Unido ofreció 2,9 millones de dólares, Nueva Zelanda, 733.750 dólares y la Unión Europea, 1,05 millones.

En Estados Unidos, Susan Rice, consejera para la Seguridad Nacional del presidente estadounidense Barack Obama, escribió en Twitter: “Estaremos allí por ellos”.

“Un desastre de esta magnitud jamás ha ocurrido en Vanuatu en la historia reciente, particularmente en cuanto al alcance del daño potencial y la ferocidad de la tormenta”, aseguró Sune Gudnitz, responsable de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en el Pacífico.

El ciclón cruzó la isla principal de Vanuatu, donde viven 65.000 personas, y varias islas situadas al sur, en las que residen 33.000 habitantes.

La Federación internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja explicó que se teme sobre todo por los habitantes de las islas del sur del archipiélago, donde quedaron cortadas todas las comunicaciones. World Vision alertó de que podría tardarse semanas en llegar a las islas más remotas afectadas por la tormenta.

Desde Japón, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo haber presentado su pésame el sábado por la mañana al presidente de Vanuatu y expresó su solidaridad con los habitantes del archipiélago.

Horas después, el ciclón se estaba debilitando y avanzó lentamente desde Vanuatu hacia Fiyi y Nueva Caledonia, dijo Neville Koop, del servicio fiyiano de meteorología, añadiendo que está previsto que el lunes alcance la Isla Norte de Nueva Zelanda.

Síguenos por @800noticias