Vaccarella: Los ángeles que Dios me pone en el camino | 800Noticias
800Noticias
Nacionales Caracas

Redacción 800Noticias. La periodista Anna Vaccarella continua enviando emotivos mensajes en su cuenta en Instagram para compartir con sus seguidores cada experiencia. En cada uno recuerda todo lo que ha debido pasar después que le diagnosticaron linfoma no-Hodgkin.

En esta oportunidad, Vaccarella agradeció la compañía de Bettsimar Díaz, la hija del recordado cantautor “Tío Simón”, con quién compartio el mismo vuelo hacía la ciudad de Nueva York; lugar donde la periodista esta siendo medicamente tratada. “Gracias por tu cariño y solidaridad !!!”, escribió este sábado en la red social, junto a una fotografía que se tomaron juntas.

Vaccarella describió a la hija de “Tío Simón” como un “ángel”. Luego, relató la odisea en la que se convirtió su viaje, entre la suspensión del vuelo directo y el maltrato que han sufrido sus huellas dactilares a causa de la enfermedad. En el aeropuerto de Miami el captahuella no la registraba por lo que fue amablemente enviada al cuarto al “que todos le temen”.

Díaz en todo momento la acompañó regalando sonrisas. Anna Vacarella también menciona a un venezolano que le regaló una flor. Detalles que por momentos la hacen olvidar el motivo por el cual viaja constantemente a la “ciudad de los edificios altos”.

 

 

Lea el mensaje completo a continuación:

@annavaccarella

UN ÁNGEL 

En esta aventura en que se transformó nuestro viaje a Nueva York Dios me puso a @bettsimardiaz de acompañante!!! Gracias por tu cariño y solidaridad !!! Primero suspendieron el vuelo directo a Nueva York por lo que la ruta se hizo más larga. A nuestra llegada al aeropuerto de Miami mis huellas afectadas por el tratamiento, no marcaban en la maquinita, por lo que un nada amigable funcionario de inmigración me mandó a esa área tan temida por muchos, detrás de los espejos, donde cientos de sueños se quedan a mitad de camino…
El ambiente era muy pesado, lo sentí a penas entré. Sobre todo había latinos, la mayoría con caras largas y preocupadas, con sus pasaportes retenidos. Estaban a la espera de que sus casos fueran revisados. Un venezolano que iba a Irán, después de bendecirme, me regaló una flor de papel que hizo con sus manos. Hasta en ese lugar Dios me dijo que Él está conmigo!
En unos 10 minutos pronunciaron mi nombre y sin una palabra más me entregaron mi pasaporte. Atrás dejamos a ese sub mundo que muchos ni se imaginan existe en el aeropuerto y fuimos rumbo a las maletas.
El siguiente paso fue pedir una habitación de hotel a la aerolínea lo cual no estuvo muy fácil ya que había muchas personas en la misma situación.
Al siguiente día pudimos finalmente volar a Nueva York, después de resolver otro percance ya que los puestos en el avión que teníamos asignados de repente ya no los teníamos!
Siempre acompañada de Bettsimar y su sonrisa. Haciéndome olvidar a lo que he venido a la ciudad “de los edificios altos” tal como le dicen las morochas. Gracias Bettsimar! Sin saberlo fuiste un instrumento de Dios para ayudarme, con tu perfecto inglés y tu amabilidad, en este viaje tan difícil e importante! Sigo confiada Señor Jesús en todos los ángeles que continuarás poniendo en mi camino !

Síguenos por @800noticias