Unos 400 indígenas son dispersados con gas pimienta frente al Congreso brasileño | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Agencias

Unos 400 indígenas fueron impedidos de ingresar hoy al Congreso de Brasil por policías que usaron gas pimienta para dispersarlos, un día después de que se apostaran frente al Palacio presidencial de Planalto en Brasilia para exigir una mayor atención y protestar contra el ajuste fiscal del Gobierno.

Los manifestantes, en su gran mayoría usando sus vestimentas típicas y tocados con plumas, y algunos armados con arcos y flechas, fueron bloqueados en una puerta de un anexo de la Cámara de Diputados.

La Policía Legislativa informó que tuvo que dispersar a los manifestantes con gas pimienta luego de que algunos intentaran “invadir” a la fuerza y armados la sede del Legislativo.

El Consejo Indigenista Misionero (Cimi), vinculado al Episcopado brasileño y que acompañaba a los manifestantes, aseguró que los indígenas fueron atacados con gases en una acción “truculenta” cuando negociaban la posibilidad de ingresar a la Cámara de Diputados.

De acuerdo con el Cimi, los manifestantes, junto a representantes de comunidades de descendientes de esclavos prófugos y de pescadores, querían asistir a un debate en el Congreso sobre la actual situación de la gubernamental Fundación Nacional del Indígena (Funai).

“Al intentar entrar fueron bloqueados por los vigilantes y dispersados con cantidades exageradas de gas pimienta. Algunos niños lo pasaron mal y tuvieron que ser socorridos por médicos”, denunció el organismo.

De acuerdo con el Cimi, los indígenas querían defender a la Funai de los ataques que vienen lanzado parlamentarios vinculados a latifundistas y que quieren que el organismo sea extinto.

“Fue una nueva demostración de la falta de democracia que rige en la Casa del Pueblo. Los pueblos y las comunidades tradicionales fueron impedidos de acudir a un debate del que son parte interesada”, denunció el Cimi.

Los manifestantes también portaban carteles en que expresaban su rechazo al severo ajuste fiscal con el que el presidente brasileño, Michel Temer, planea sanear las deficitarias cuentas públicas del país y que prevé la congelación de los gastos públicos por los próximos 20 años.

El mismo grupo ya había protagonizado el martes una manifestación frente al Palacio presidencial de Planalto, cuya principal entrada mantuvieron bloqueada por seis horas hasta que una comisión de ministros aceptó escuchar sus reivindicaciones.

Según el Cimi, en la protesta de la víspera participaron miembros de las etnias guaraní, avá, pataxó, kayngang, kanela, krikati, gavião y tumbalalá, que a las demandas referidas a su propia situación añadieron críticas al ajuste fiscal impulsado por Temer. EFE

 

Síguenos por @800noticias