Una madre multada con 30.000 euros por hablar mal de su exmarido al hijo | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

ABC

Hablar mal del excónyuge delante de los hijos puede costar muy caro. En una sentencia que se considera histórica, un tribunal civil de Roma ha condenado a una multa de 30.000 euros a una madre que hablaba mal del exmarido a su hijo menor de edad. Hasta ahora, solo se consideraba una práctica de mal gusto y pésima actitud frente a los menores, lanzar insultos o frases despectivas de un cónyuge a otro, en situaciones de conflicto tras la separación o el divorcio. Ahora los jueces consideran que no hay justificación que valga para tal comportamiento: el cónyuge separado debe salvaguardar la serenidad y el derecho de que los hijos puedan gozar de los dos genitores. Es un derecho-deber el tutelar la buena relación de un hijo con sus padres, incluso en caso de separación o divorcio.

El tribunal de Roma reprocha en este caso a la madre el que no haya buscado acercar el hijo al padre, en la dirección de «una sana y obligada relación, necesaria para el crecimiento equilibrado del menor, sino que, al contrario, continuó de forma evidente desacreditando a su exmarido». La sentencia del juez va incluso más lejos al hacer una seria advertencia a la madre: Si continua con su conducta objeto de la sanción, se podría modificar las condiciones de la custodia del menor, que ahora vive con la madre. En otras palabras: La sentencia establece que el comportamiento del padre o de la madre no solo debe ser respetuoso, sino que debe estar dirigido a reforzar la relación de los padres y el hijo, condición indispensable para mantener la custodia en caso de separación o divorcio.

En Italia se produjo ya en el año 2013 una sentencia muy comentada: el Tribunal Supremo negó a un padre la custodia compartida de dos hijos menores por haber destruido la figura materna.

La novedad en este último caso de Roma es que tal comportamiento se castiga además con una consistente sanción económica, remarca la importancia del derecho de los hijos a gozar de los dos genitores y el deber de éstos a tutelarlos sin expresar juicios críticos y despectivos del otro cónyuge. De ahí que la abogada Chiara Ingenito, experta en derecho de familia, califique la sentencia de histórica. «Sin duda, creará jurisprudencia», dice.

La sentencia está siendo muy comentada en todos los medios italianos. Se subraya que la posibilidad de ser condenado a una multa puede funcionar a partir de ahora como elemento disuasorio para no hablar mal del otro cónyuge a los hijos. «Quizás el limite de la sentencia -escribe “La Stampa”- es que se pueda aplicar solo a las parejas separadas. Los insultos que los cónyuges todavía esposados se intercambian delante de los hijos no se castigan, aunque seguramente son los que a la larga causan más daños».

Síguenos por @800noticias