Un nuevo procedimiento: nariz nueva sin cirugías | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

proyecto-salud.com.ar

La rinomodelación con implantes inyectables corrige asimetrías sin necesidad de pasar por el bisturí.

El mundo está lleno de personas que viven con una nariz que detestan desde el jardín de infantes. Y no hay nada que puedan hacer contra ella. No cambia con los años, no se supera luego de la adolescencia, ni se destierra con horas en el gimnasio. Quizás esa sea la razón por la cual la rinoplastia es una de las cirugías más pedidas en los consultorios de estética. Sin embargo, hace poco tiempo, la ciencia encontró la manera de modificar la forma de las narices sin un procedimiento quirúrgico.

Este nuevo procedimiento es la rinomodelación con implantes inyectables, una alternativa para aquellas personas que poseen el dorso nasal elevado o irregular -el área entre el entrecejo y la punta de la nariz- o que tienen la punta de la nariz caída o poco definida. Para corregir esas pequeñas asimetrías, se aplican productos de relleno en puntos estratégicos de la nariz.

Esta corrección puede realizarse en el consultorio médico, ya que al no ser una cirugía no necesita el ingreso a una clínica. Es ambulatorio y no dura más de 15 minutos, sin necesidad de aplicar anestesia, ya que los productos de relleno que se aplican poseen anestesia. Es importante tener en cuenta que como pre-procedimiento el paciente debe hacerse un estudio de coagulación sanguínea y durante los días anteriores no debe ingerir aspirinas, para no favorecer el sangrado.

Hay otras cosas que pueden destacarse de este nuevo tratamiento: los rellenos permitidos y aplicados por un médico especialista no migran, es decir, no se sufrirán traslados de un lado a otro de la cara. Tampoco provocan alergias.

El resultado de esta rinomodelación es una nariz más armónica, estilizada y elegante.

En el procedimiento se pueden utilizar productos con una durabilidad de 2 o 3 años. Es necesario que digamos que, además de lo muy poco invasivo que resulta este procedimiento, su valor económico es por lejos inferior al de una cirugía. Y claro, no tiene tiempo de recuperación, ya que una vez finalizado el procedimiento, el paciente continúa con sus actividades habituales.

Síguenos por @800noticias