Trump presume de sintonía con Peña Nieto un día después de polémico discurso | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, presumió este jueves de sintonía en varios temas con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y aseguró que está “suavizando” su postura en inmigración, un día después de dar un polémico discurso que le ha costado el apoyo de varios latinos.

Trump mencionó su encuentro de este miércoles con Peña Nieto durante dos actos de campaña en Ohio, aunque también reiteró que “México pagará por el muro” que él planea construir en la frontera común.

“Ayer tuve un gran encuentro con el presidente de México, en el que ambos expresamos nuestro deseo compartido -y de verdad es compartido- de reforzar la seguridad en la frontera, acabar con el negocio de los carteles y mantener los empleos en nuestro continente”, dijo Trump en Wilmington (Ohio).

Pero, como ocurre en casi todos sus mítines, la audiencia empezó a corear su lema habitual, “¡Construya ese muro!”, y Trump se desvió de su discurso preparado para apaciguarlos: “No se preocupen. Vamos a construir ese muro. Alzaremos ese muro. México va a pagar por el muro”.

La promesa estrella de Trump protagonizó su visita de este miércoles a México, especialmente debido a que, en el discurso que dio unas horas después, el candidato republicano aseguró que el Gobierno mexicano “aún no lo sabe, pero va a pagar” por el muro.

Peña Nieto mostró este jueves su irritación por ese mensaje al dirigirse al magnate en la red social Twitter: “Repito lo que le dije personalmente, Sr. Trump: México jamás pagaría por un muro”.

Pese a esa tensión, Trump elogió al presidente mexicano y aseguró que, durante su “maravilloso” encuentro de este miércoles, le expresó su “profundo respeto por el pueblo de su país, y por las tremendas contribuciones de los mexicoestadounidenses” en EE.UU.

“Quiero darle de nuevo las gracias (a Peña Nieto) por su cortés hospitalidad y expresar mi convicción de que podemos trabajar juntos para conseguir grandes cosas para ambos países”, aseguró Trump ante la conferencia anual de la mayor organización de veteranos del país, la Legión Estadounidense, en Cincinatti (Ohio).

“Un México más próspero significa menos cruces ilegales en la frontera y un mejor mercado para los productos hechos en Estados Unidos”, argumentó el magnate, quien dijo estar de acuerdo con Peña Nieto “en la necesidad de detener el flujo ilegal de armas, drogas, dinero y personas a través de la frontera”.

El discurso de Trump decepcionó a muchos que esperaban una moderación de su política migratoria, especialmente después de su visita a México, pero hoy el magnate defendió que sí se está “suavizando” en ese ámbito.

“Haremos las cosas de forma muy humana, y vamos a ver qué hacemos con la gente que está en el país (sin documentos). Obviamente quiero que se vayan los miembros de grupos criminales, los que trafican o mueven drogas. Tenemos mucha gente en este país que no podemos tener, y a esa gente la echaremos”, aseguró el magnate.

“Y después tomaremos una decisión más adelante, una vez que todo se estabilice. Creo que van a ver que realmente hay bastante suavización” de la postura migratoria, dijo Trump en una entrevista radiofónica con la comentarista conservadora Laura Ingraham.

Sin embargo, sus promesas de crear una fuerza de deportación para los indocumentados en EE.UU. y de implementar “tests ideológicos” para decidir quién puede entrar al país, entre otras ideas de su discurso en Arizona, decepcionaron a varios de los hispanos que le han asesorado en materia de inmigración.

Dos miembros del Consejo Nacional de Asesores Hispanos de Trump, Jacob Monty y Massey Villarreal, anunciaron hoy que han dejado de apoyar al candidato republicano, y otros dos integrantes de ese grupo, Rick Figueroa y el sacerdote Ramiro Peña, dijeron que también se plantean retirarle su apoyo.

Mientras, el candidato demócrata a la Vicepresidencia de EE.UU., Tim Kaine, aseguró a la cadena de televisión ABC News que la visita de Trump a México fue “una vergüenza diplomática”, porque “después de un año hablando del muro”, se le “olvidó o le dio miedo plantearlo” en su reunión con Peña Nieto.

Síguenos por @800noticias