Todo brilla en los desfiles de moda en Milán | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

AFP

En la cuarta jornada de los desfiles de prêt-à-porter femenino en Milán para el invierno próximo, los diseñadores iluminaron este sábado sus colecciones con reflejos de oro y strass.

Para Bottega Veneta, Tomas Mayer opta por una silueta alargada de movimientos sinuosos acentuada por echarpes interminables en lana trenzada. Dominan esta colección los trajes pantalón en los que las preferencias apuntan a brindar calor y confort, pero sin renunciar a la elegancia, con capas clásicas en tweed salpicadas por una lluvia de strass.

Largas capas y chaquetas, pantalones ligeramente acampanados en cachemira fina, se llevan tono sobre tono. Un cárdigan tejido en una trama de hilos negro y oro hace las veces de chaqueta.

Para la noche, esta sofisticada dama luce sobre su vestido en seda un delicado velo de organza negra aunque también puede cubrirse con un manto tejido con una mezcla de viscosa o lana.

 

Adèle y Tonia

Una figura romántica y atormentada cruza la pasarela sembrada de juncos salvajes de la mano de Antonio Marras. El estilista sardo imagina una figura a lo Adèle H, la hija de Victor Hugo. Rostro ovalado oculto tras un velo, pendientes antiguos y guantes, muy al estilo de fines del siglo 19.

Para enriquecer el negro de sus ropas, recurre a encajes, plumas, hojas de oro sobre muselina, guirnaldas doradas o patchwork. Las capas en seda pintada se adornan con toques plateados.

Por su parte, Ermanno Scervino parece inspirarse en Geraldine Chaplin interpretando a Tonia en Doctor Zhivago. Con inmensas capuchas y cuellos enriquecidos con piel de zorro, hace frente al frío, las manos protegidas por guantes en oro o en plástico transparente decorado.

Un mosaico de minúsculos cuadrados de telas metálicas (oro, bronce y plata) componen conjuntos iridiscentes, acompañados por finos encajes que tallan el cuerpo.

El oro y el bronce también están presentes en Leitmotiv en vestidos laminados que parecen fluir sobre el cuerpo.

El dúo de creadores formado por el colombiano Juan Caro y el italiano Fabio Sasso han concebido una colección enérgica con grandes bloques de colores vivos (rojo, rosa, violeta) y materias brillantes (vinilo, satén, sedas).

Blumarine no se queda atrás con faldas plisadas nacaradas, largos vestidos en satén rojo, chaquetas y conjuntos cubiertos por una cascada de multicolorees.

En contra tendencia, el japonés Mitsuru Nishizaki presentó una colección muy sobria, en la que todo gira alrededor de superposiciones y detalles de construcción que dejan entrever por medio de aberturas.

Este diseñador de 37 años, modelista durante siete años con su compatriota Yohji Yamamoto, es por sobre todo un apasionado de las telas.

Con la ayuda de Giorgio Armani, que puso su teatro a su disposición, llevó a cabo en Milán su primer desfile europeo, cuando habitualmente se presenta con su marca Ujoh en Tokio.

El domingo será el turno de Marni, Dolce & Gabbana, Salvatore Ferragamo y Trussardi.

Síguenos por @800noticias