Sony completa la familia Xperia con el XZ y el X Compact | 800Noticias
800Noticias
Tecnología

El Mundo

El Xperia XZ, el nuevo buque insignia de Sony, recupera la grabación en 4K y la resistencia al polvo y al agua, dos sellos característicos de la firma japonesa. El X Compact, con 4,6 pulgadas de pantalla, lleva la misma cámara que el XZ.

En el sector de la telefonía móvil parece que todo está dicho. Si alguien esperaba un salto tecnológico, una nueva revolución, que los busque en otra parte. Lo que sí hemos visto con el nuevo Xperia XZ de Sony es una corrección de errores, la necesaria puesta al día por la evolución de los componentes y una mejora en la cámara. Esta última también afecta al X Compact, una versión comprimida en 4,6 pulgadas del Xperia X.

Los dos terminales presentados este jueves en Berlín completan la familia Xperia con un nuevo tope de gama, el XZ y con un modelo compacto, de tamaño similar a los iPhone 6, un formato que aún tiene su público.

¿Por qué cambiar de móvil?

Al margen de rotura, pérdida o robo, cuando alguien cambia de móvil lo hace por la cámara, la batería o el diseño. Y esos tres aspectos son los que ha tocado Sony para crear el XZ, un terminal que se colocará por encima del Xperia Performance y que, así lo dejaron caer en Sony, originará una bajada de precio en cascada de los Xperia XA, X y Performance.

Comenzando por lo que se ve, los laterales del XZ son redondeados. No es sólo un criterio estético, sino que resultan más resistentes a las roturas por golpes y caídas que los bordes rectos. Han cambiado el material de la carcasa por una aleación de aluminio que han bautizado como Alkaleido, que fija mejor el color (plata, berenjena y azul) y da una terminación mate.

Entre lo que no se ve y corrige uno de los errores más criticados por prensa y usuarios es que recupera la resistencia al polvo y al agua. El XZ es IP 68, que lo certifica como apto para la playa (ojo, el agua salina sigue siendo uno de los peores enemigos de la electrónica).

23 megapíxeles

Incorpora sensor láser e infrarrojo.

Sin duda, la cámara es el aspecto en el que más foco ponen en sony. Han trasladado las mejoras de lasG Lenses, las lentes que utilizan en sus cámaras, al nuevo móvil. En un rápido vistazo, el sensor de la cámara es un Exmor RS con una resolución de 23 millones de píxeles y un tamaño de 1/ 2.3. Lleva un procesador Bionz y tiene una sensibilidad ISO de 12.800  que, junto con una apertura de 2.0 le permite funcionar bien en condiciones de poca luminosidad.

Teóricamente, desde la pantalla en estado de reposo hasta que toma una imagen tarda 0,6 segundos. Digo teóricamente, porque en varios de los modelos que toqué tardaba más. También es verdad que se trata de modelos precomerciales.

Prácticamente, tiene los mismos elementos que la Real Sense de Intel, la cámara capaz de detectar profundidad y usar el rostro humano como contraseña: sensor láser, cámara de alta resolución y sensor infrarrojos. Sin embargo, Sony utiliza esta combinación de sensores para mejorar el enfoque incluso en condiciones de baja luminosidad y lograr tonalidades mucho más reales. (En las fotografías de muestra lo consigue, aunque, como siempre, habrá que probarlo).

Con el XZ retoma la grabación en 4K. La recuperan gracias a la potencia de los nuevos procesadores -el Snapdragon 820 de Qualcomm-, a los tres megas de RAM y a un sistema de estabilización de imagen en cinco ejes (también se puede aplicar a las fotografías).

En cuanto a la cámara frontal, han duplicado la sensibilidad y el gran angular llega hasta los 22 grados, pero se queda en 13 megapíxeles, diez millones menos que la trasera, pero parecen suficientes para el uso que se hace de ella: fundamentalmente selfies.

Síguenos por @800noticias