Sólo el 5% se lava correctamente las manos después de ir al baño | 800Noticias
800Noticias
Sociales

Sólo el 5% se lava correctamente las manos después de ir al baño

Apenas el 5% de las personas que utilizan el baño se lava las manos el tiempo suficiente como para eliminar los gérmenes que pueden causar infecciones. Y aún más: el 33% no usa jabón y un 10% ni siquiera se lava las manos. La peor parte se la llevan los varones.

Estos datos provienen de un estudio observacional realizado sobre 3.749 personas en los baños públicos y publicado en Journal of Environmental Health que sin duda cuestiona nuestros hábitos de higiene, al menos los de los ciudadanos de EE.UU. donde se llevó a cabo el estudio, aunque los resultados podrían ser extrapolables a países como España.

«Los resultados son sorprendentes porque en una investigación anterior habíamos visto que cada vez más personas llevaban a cabo un lavado apropiado de manos», señala Carl Borchgrevink, de laUniversidad Estatal de Michigan e investigador principal del estudio.

Lavarse las manos es una de las medidas más eficaces que uno puede hacer para reducir la propagación de enfermedades infecciosas. Si no se hace correctamente se contribuye a casi el 50 por ciento de todos los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos.

En España no hay datos precisos, pero se calcula que 1 de cada 4 personas no se lava las manos con la frecuencia deseada, en especial después de ir al baño. Una práctica poco solidaria que favorece la transmisión de las infecciones más comunes, producidas por virus respiratorios y entéricos. Treinta segundos bastan para reducir a la mitad (entre el 50-65%) el contagio de estas patologías infecciosas. A las veces que utilizamos el lavabo hay que sumar las que nos tocamos la cara, en especial, a la boca, como mínimo dos veces por hora. Con tanto trajín se explica que nuestras manos alberguen hasta 150 especies distintas de bacterias. Además estamos en contacto con superficies que han tocado otras personas o estrechamos su mano. Por eso lavarlas con frecuencia, en especial antes de comer es más que recomendable. antiséptica,

«Mirones»
El equipo de Borchgrevink reclutó a un grupo de observadores para que controlaran los hábitos de los usuarios de aseos en bares, restaurantes y otros establecimientos públicos. Los «mirones» trataron de ser lo más discretos posible.

El estudio es uno de los primeros en tener en cuenta factores como la duración del lavado de manos y si las personas usaban o no jabón usado. Algunos resultados son llamativos:

  • El 15% de los varones no se lavaba las manos nunca, en comparación con el 7% de las mujeres.
  • Cuando los varones se lavaban las manos, sólo el 50% de los hombres usaba jabón, en comparación con el 78% de las mujeres.
  • Si el lavabo estaba sucio había menos probabilidades de que se lavaran las manos.
  • El lavado de manos era más frecuente al principio del día.
  • La presencia de señales que animaban a lavarse las manos favorecía que las personas se las lavaran.

Borchgrevink, que antes de dedicarse a la investigación trabajaba como chef y gerente de un restaurante, señala que sus hallazgos tienen implicaciones tanto para los consumidores como para los que trabajan en restaurantes y hoteles. En España, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), para evitar el contagio de alimentos con bacterias, como Escherichia coli , recomienda lavarse las manos antes de preparar alimentos y después de ir al baño; lavar cuidadosamente todas las superficies y el menaje usado durante la preparación de la comida, proteger los alimentos y la cocina de insectos, mascotas y otros animales, y guardar los alimentos en recipientes cerrados.

Cómo lavarnos la manos correctamente:

  1. No basta con mojarse las puntas de los dedos, sin enjabonarse, una práctica nada infrecuente al salir del cuarto de baño y un foco importante de gérmenes, sobre todo en momentos en los que los patógenos intestinales estén en alza. Hay que mojarse las manos, «sin miedo» y ponerse jabón.
  2. Frotar bien las palmas entre sí y entrelazando los dedos. Los pliegues de la piel son lugares donde se refugian los microbios.
  3. A continuación se debe frotar cada palma contra el dorso de la mano contraria, entrelazando también los dedos en esta posición.
  4. No hay que olvidarse las yemas de los dedos, los pulgares, ni las muñecas.
  5. Después del enjuague con agua, lo mejor es secarlas con una toalla de papel. Los aparatos de aire caliente están desaconsejados porque favorecen la supervivencia de los patógenos.
  6. Y no está de más aplicarse una solución
nota

La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario.

Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente.

Fuente: ABC

Síguenos por @800noticias