Felipe es el nuevo rey de los belgas | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

BRUSELAS, (AFP) – Felipe se convirtió este domingo en el nuevo rey de los belgas, heredando el trono de un país históricamente dividido y que se interroga cada vez más sobre el papel de la monarquía.

“Soy consciente de las responsabilidades que pesan sobre mí”, dijo el flamante monarca, de 53 años, ante las dos cámaras del Congreso, tras el acto de abdicación de su padre, Alberto II.

“Inicio mi reinado con la voluntad de ponerme al servicio de todos los belgas”, aseguró el nuevo rey en las tres lenguas oficiales del país (francés, flamenco y alemán).

La monarquía es uno de los factores de unidad de este pequeño país, dividido entre los valones francófonos (en el sur) y los flamencos del norte.

“La crisis toca a muchos ciudadanos (…) estoy seguro de que podremos vencer estas dificultades, el proyecto europeo nos debe dar la confianza”, señaló el séptimo soberano desde la fundación del país en 1830, en un discurso en el que se mostró distendido y dispuesto al diálogo.

Por esto mismo el gobierno belga en común acuerdo con la casa real quisieron celebrar el acto con una ceremonia íntima y austera, sin ninguna pompa ni presencia de miembros de la realeza extranjera.

Durante su discurso, Felipe también agradeció efusivamente a su esposa Matilde, de 40 años, quien se convirtió en la reina de los belgas.

Enfundada con un vestido de algodón y seda rosa pálida del diseñador belga Edouard Vermeulen, Matilde se mostró emocionada durante toda la ceremonia y en varios momentos no pudo contener las lágrimas.

“Viva Bélgica”, dijo Felipe al convertirse en rey, luego de que su padre Alberto II, abdicara tras 20 años en el trono.

“Debes trabajar sin cesar para asegurar la cohesión de Bélgica”, le recomendó Alberto II a su hijo, tras firmar el acta de abdicación.

El mensaje iba dirigido fundamentalmente a Flandes, que agrupa a casi 60% de la población belga y cuya principal fuerza política es la de los independentistas, favoritos en los sondeos para las elecciones legislativas de 2014.

El primer ministro belga, Elio di Rupo, recordó el papel de mediador de Alberto II entre 2010 y 2011, en los que el país estuvo 541 días sin gobierno.

“Aceptó la dura tarea de formar un gobierno y lo logró con éxito”, dijo Di Rupo.

La abdicación en Bélgica reavivó el debate sobre el papel de la monarquía y los cambios ya comenzaron en este estado federal: el gobierno belga aprobó recientemente una reforma que rebaja el sueldo a la familia real y le obliga a pagar impuestos.

El partido independentista Nueva Alianza Flamenca (N-VA), de Bart De Wever, que encabeza los sondeos, ha insistido en estos días en sus reclamos de limitar la monarquía a un papel meramente protocolario.

Pero de momento, este era un día de fiesta en Bélgica. Con banderas y globos rojos, amarillos y negros, entre 8 a 10.000 personas se congregaron frente al Palacio real belga.

“Viva, viva el rey”, gritaban. “Esto es una fiesta que no hay que perderse”, señaló Maximilien De Wouters, un estudiante de 24 años. “Abre una nueva página para la monarquía”.

Felipe, al que muchos consideran demasiado tímido para sus nuevas funciones, tiene una carta a su favor: su esposa Matilde, muy popular entre los belgas.

Con ella tuvo cuatro hijos, entre ellos la princesa Isabel, que se convertirá en la próxima heredera al trono, según la línea sucesoria.

Alberto II deja el trono en uno de los peores momentos de su reinado. Según una biografía no autorizada, habría tenido una hija, Delphine Boel, de 45 años, de una relación extramatrimonial con una aristócrata belga, la baronesa Sybille de Selys-Longchamps.

Esta es la segunda abdicación en pocos meses de la monarquía europea. La primera fue la de Beatriz de Holanda, quien traspasó la corona a su hijo Guillermo Alejandro. Ahora muchos se preguntan si Isabel II de Inglaterra y Juan Carlos I de España le seguirán los pasos, pero por ahora ninguno de ellos ha dado señales de que piensa renunciar al trono.

 

Síguenos por @800noticias