Virgen de la Chiquinquirá bajó al reencuentro con su pueblo | 800Noticias
800Noticias
Religión

La Virgen del Rosario de Chiquinquirá bajó de su altar para reencontrarse con su pueblo. Adornada con 16 mil flores en tonos rosados, la tablita se transformó en un “misterio encendido” y el pueblo “rompió a llorar de la emoción”.

Desde hoy La Chinita comienza su recorrido lacustre por los pueblos de agua del Zulia. Son 16 en total y se espera su regreso antes del 18 de noviembre cuando será su serenata mariana.

El ambiente en la plazoleta de la Basílica fue un acto de fe. Entre 25 y 30 mil personas aplaudieron la bajada de la Virgen que duró 30 minutos en la rampa que la llevó desde su nicho hasta la salida del templo.

Los Chiquinquireños, el conjunto de gaita que se reúne solo para las festividades de feria y que agrupa a los mejores gaiteros del país le cantaron a la Virgen Morena. Entre los solistas estuvieron Luis “Moncho” Martínez, Luis Fernando Borjas, Argenis Carruyo, Argenis Sánchez, Ricardo Cepeda, Danelo Badell y Ricardo Cepeda, Betulio Medina, Luis Ángel Aguirre, entre otros.

La Basílica se llenó de luz y los zulianos, la mayoría vestidos de blanco, se concentraron en familia junto a los feligreses que llegaron desde otros estados del país. La gente coreó: “¡Qué viva la China!”, “¡Qué viva la Virgen!”. Los fuegos artificiales iluminaron el cielo marabino.

Por las calles

En procesión por las calles aledañas a la Basílica, la Virgen del Rosario de Chiquinquirá recorrió 22 kilómetros en hombros de los Servidores de María, que son los hombres de blanco encargados de cargarla en hombros.

El color rosado predominó en la caminata y la patrona de los zulianos lució su manto de tres metros elaborado en shantú de seda color rosa real con bordados en hilos metálicos plateados y dorados, adornado con pedrería y cristales. El diseño es creación del zuliano Nidal Nouahied.

La fiesta de la Chiquinquirá este año tiene como finalidad resaltar a la Virgen maría como Madre y Reina de las Misiones, en honor a la celebración del Cuarto Congreso Americano Misionero que se realizará por primera vez en Venezuela y que tendrá lugar en Maracaibo desde el 26 de noviembre, hasta el 1 de diciembre.

Sin discriminación

Más temprano, Monseñor Mario Moronta, arzobispo de San Cristobal presidió la misa. En su homilía le recordó a los zulianos que en este año de la fe no debe haber discriminación. Que la misión de la Iglesia es que no se reduzca la vida del hombre solo a cosas banales.

Alertó que la violencia no es solo es el maltrato a los demás, sino el bajo salario a los trabajadores. “Maltrato es el secuestro, la extorsión y el contrabando, vengan de donde vengan”.

Destacó que la bajada de la Virgen invita a Venezuela, al Zulia y a los marabinos a ser constructores de la paz y de la justicia.

Fuente: ÚN