La rebelión de un cura contra su jerarquía conmueve a iglesia polaca | 800Noticias
800Noticias
Religión

VARSOVIA, (AFP) – Un conflicto bastante mediatizado entre un carismático sacerdote del campo y su obispo conmovió a la muy católica Polonia, símbolo de las profundas tensiones en el seno de la Iglesia en ese país.El padre Wojciech Lemanski, de 53 años, fue destituido como cura de su parroquia de Jasienica (este) por haber criticado en su blog un documento del episcopado polaco que condena totalmente la fecundación in vitro, el aborto, la eutanasia y la contracepción.

Su superior, monseñor Henryk Hoser, arzobispo de Varsovia-Praga, le reprocha la “falta de respeto y la desobediencia”, al considerar que sus opiniones públicas provocan “daños importantes y causan la confusión en el seno de la comunidad de la Iglesia”.

“Es una nueva etapa de la confrontación entre una Iglesia abierta y una Iglesia cerrada”, considera en una entrevista a la AFP Stanislaw Obirek, teólogo, universitario y exjesuita.

Al principio, el padre Lemanski se negó a dejar la parroquia, antes de resolver retirarse finalmente el martes. Se excusó y pidió a sus parroquianos, que lo defienden totalmente, que obedezcan a la jerarquía.

Sin embargo, no bajó las armas y se dirigió al Vaticano en espera de que el papa Francisco se pronuncie sobre su caso.

“La esperanza está del lado del Vaticano y de la reacción eventual del papa Francisco”, considera Stanislaw Obirek.

Según él, el padre Lemanski representa a una Iglesia que se parece a la del nuevo papa, que escucha a la gente y cercana a sus problemas cotidianos, en oposición a una Iglesia autoritaria, jerarquizada, que no soporta críticas.

“El padre Lemanski criticaba el lenguaje utilizado por la Iglesia polaca, que es hiriente para la gente que piensa distinto, especialmente respecto a la fecundación in vitro, el aborto, o la homosexualidad, un lenguaje de odio”, indicó.

Adam Szostkiewicz, especialista de la Iglesia del semanario de izquierda Polityka, subraya que “el padre Lemanski no cuestiona la doctrina misma de la Iglesia”. “No es un revolucionario. Solo se pronunció según su conciencia, contra declaraciones estigmatizantes para la gente, cuya dignidad fue afectada”.

El padre Lemanski defendió recientemente a Agnieszka Ziólkowska, primera polaca nacida hace 26 años gracias a la fecundación artificial, que decidió dejar la Iglesia católica al considerar que ésta se oponía con virulencia a este método, estigmatizando a los nacidos gracias a este procedimiento.

El debate sobre la fecundación in vitro se reactivó en Polonia luego de que el gobierno liberal de Donald Tusk presentó en julio un programa nacional de financiamiento de este método pese a la fuerte oposición de la Iglesia.

“El padre Lemanski se expuso a las críticas de su jerarquía al implicarse activamente en el diálogo judeo-católico”, agregó Szostkiewicz.

En una declaración publicada el lunes, el Consejo de diálogo entre judíos y cristianos, del que forma parte, defendió al sacerdote, “hombre de méritos excepcionales para perpetuar la memoria de la antigua presencia de judíos (en Polonia) y de la tragedia del Holocausto”.

“La Iglesia polaca posterior a Juan Pablo II tiene un problema con la democracia, y el conflicto en torno al padre Lemanski es la prueba visible de ello”, dijo Szostkiewicz.

“Pese a una baja frecuentación, el 40% de fieles van a misa, frente al 50-60% hace unos años, la Iglesia se siente todavía muy fuerte. Es sorda a los argumentos racionales”, concluyó.