Arzobispo de Caracas invitó a la “unión y cercanía en 2014” | 800Noticias
800Noticias
Religión

El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, publicó un comunicado en el cual invitó a la población venezolana a renovar la fe cristiana y a escuchar las palabras de Jesús.
Recomendó mantener la unidad y cercanía con Dios para “vencer las adversidades y superar el dolor” en 2014.

También exhortó a orar y trabajar para eliminar la violencia y que los esfuerzos del Gobierno por controlarla sean fructíferos. Agregó que también se debe orar para que los distintos dirigentes de la vida social y política tengan una disposición permanente al diálogo en beneficio de todo el país. 

De la misma forma pidió que los venezolanos rechacen la violencia. Urosa Savino en su comunicado recordó las palabras del papa Francisco en las que puntualizó que la fraternidad es el elemento fundamental para lograr paz mundial y la unidad cristiana. En este sentido, dijo a los venezolanos que oren mucho para la beatificación del Doctor José Gregorio Hernández.

“El 26 de octubre de 2014 celebraremos los 150 años de su natalicio. Recordemos que el único e indispensable requisito que falta para alcanzar su elevación a los altares es la verificación de algún milagro verdadero realizado por Dios por la intercesión de José Gregorio”, dice parte del comunicado. 

Invitó a personas que conozcan de la existencia de un milagro de José Gregorio Hernández envíen información “precisa” al Monseñor Fernando Castro.

A continuación el comunicado completo:

“¡ACERQUEMONOS A DIOS Y SEAMOS INTRUMENTOS DE PAZ!

MENSAJE DE AÑO NUEVO 2014
Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas

A los venerables sacerdotes, a los diáconos y miembros de institutos de vida consagrada, y a todos los fieles de nuestra Arquidiócesis de Caracas:

Mis queridos hermanos: Todos queremos un  nuevo año 2014  muy feliz. Es natural, pues la felicidad es uno de los anhelos vitales más arraigados en nuestros corazones, y esto  porque Dios nos ha creado precisamente para que seamos felices. En efecto, amadísimos hermanos. Dios es la suma felicidad, y nos creó a su imagen y semejanza. Para que seamos felices envió Dios al mundo a  Jesús, su Hijo eterno hecho hombre. Para eso Jesús murió en la cruz, venciendo así al demonio, al mal, al pecado y a la muerte. Y para que seamos felices Jesús resucitó, abriéndonos así las puertas del cielo, y  dándonos la posibilidad de compartir su gloriosa resurrección.

ACERQUEMONOS A DIOS

Muchas veces pensamos que la felicidad  se consigue con el dinero, con el poder, con los placeres, con la satisfacción de nuestros deseos, caprichos y hasta malas pasiones. Pero no es así. El mismo Jesús nos indicó cuál es la vía hacia la verdadera felicidad. El gozo, la serenidad, la paz y la felicidad sólo se consiguen por el camino del bien y del amor y, concretamente, escuchando y cumpliendo la Palabra de Dios. Escuchemos a Jesús en el Evangelio de San Lucas: “Felices los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen” (Lc 11, 28).

Al comenzar este año los invito, pues, mis queridos hermanos, a renovar nuestra fe y nuestra decisión de  seguir a  Jesucristo, autor y fuente de la felicidad. Los invito a escuchar su Palabra, que es Palaba de vida eterna (Jn 6, 68), y a cumplirla, como lo hizo la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra (Lc 1, 38). Cumplamos los Diez mandamientos de la Ley de Dios, que son las señales que nos indican la vía hacia la felicidad. Recordemos la profunda, grave y realista enseñanza de San Pablo: “el salario del pecado es la muerte; el don de Dios es la Vida eterna, en Jesucristo Nuestro Señor” (Ro 6,23).

Unidos a Dios seremos capaces de vencer las adversidades y de superar incluso el dolor del fracaso, de la enfermedad y de la muerte. Los invito a sentir el gozo de pertenecer al Pueblo Santo de Dios, que es nuestra santa Iglesia Católica. Especialmente, invito a los jóvenes a acoger a Cristo como su líder, su maestro, su modelo, pues El, que se entregó a la muerte para que nosotros tengamos vida plena y eterna, no nos defrauda y nos abre el verdadero camino hacia la felicidad.

SEAMOS INSTRUMENTOS DE PAZ

El Papa Francisco, en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz en  este año 2014, nos señala la fraternidad como elemento fundamental para lograr la paz.  De manera particular, los invito, pues,  a vivir como hermanos y a trabajar permanentemente por la paz: en el seno de cada familia, en la comunidad, en el trabajo, en la vida social y política. En particular oremos y trabajemos  por el cese de la delincuencia, sobre todo, de la violencia asesina, y para que los planes del Gobierno para derrotarla  mejoren y tengan éxito. Oremos porque los dirigentes de los diversos sectores de la vida social y política hagan el esfuerzo permanente de dialogar, a fin de que se puedan resolver los serios problemas de diverso orden que tenemos actualmente en Venezuela.

En otro orden de ideas: este año, en concreto, los exhorto a orar con mucho fervor por la beatificación del Venerable Dr. José Gregorio Hernández. El 26 de octubre de 2014 celebraremos los 150 años de su natalicio. Recordemos que el único e indispensable requisito que falta para alcanzar su elevación a los altares es la verificación de algún milagro verdadero realizado por Dios por la intercesión de José Gregorio.  A quienes tengan conocimiento de un posible milagro los invito a enviar información completa y precisa al Vicepostulador de la Causa, Mons. Fernando Castro A., Obispo Auxiliar de Caracas, en el Palacio Arzobispal, Apartado 954, Caracas 1010 A. O en la oficina de la Vicepostulación, en la Iglesia de la Candelaria. También  disponemos de un correo electrónico   (causajosegregorio@gmail.com) donde pueden enviar  la información”.

Fuente: EL UNIVERSAL