“Me estoy enfrentando a una mafia que se disputa el poder” | 800Noticias
800Noticias
Nacionales Caracas

“Más temor (que terminar en la cárcel o quedar inhabilitado) me da irme y abandonar la lucha”.

Buhonero y “humilde plebeyo”, Richard Mardo representa, para los chavistas, la contrafigura del arquetipo que ellos pretenden reivindicar. Contra la postura clásica de que el pobre sólo puede ser redimido a través de la revolución ante una sociedad inmóvil, petrificada, donde la movilidad social es un imposible, Mardo encarna el arquetipo del esfuerzo individual, construido al margen del Estado, como modelo de servicio público. Un político exitoso, un self made man (el anglicismo les repele) que, para colmo de males, es el político más popular del estado Aragua. Pero Mardo, por ser todo eso y algo más, se encuentra, ahora, a un paso de la hoguera.

-¿Estás plenamente consciente de que luego del allanamiento de tu inmunidad parlamentaria, ¿puedes terminar en la cárcel?

-Sí. Desde el cinco de febrero le dije al país que iba a pagar las consecuencia de no saltar la talanquera. Por eso me montaron esta olla donde participan Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Pedro Carreño, la Fiscal Ortega Díaz y los 32 magistrados del TSJ. Pero a mí no me van a derrotar todos esos poderes porque tengo la conciencia tranquila. Sigo firme y consciente de que estoy ante un caso político porque los cambios sólo se logran haciéndole frente a situaciones como ésta. Dios me la puso en el camino y la asumo con toda responsabilidad.

-¿Por qué tú?

-El 5 de febrero el Presidente de la Asamblea Nacional me llamó corrupto, ladrón, narcotraficante. Pero yo le demostré que las presentadas por él eran pruebas chimbas. Un cheque por un monto de 107 mil 336 bolívares, donde aparece Richard Mardo como beneficiario, cuando ese cheque jamás ingresó a ninguna cuenta a mi nombre. Eso sí es un delito y debe ser investigado porque es un cheque forjado. Tienen el tupé, además, de enseñarle al país una transferencia por 200 mil bolívares, que presuntamente ingresó a mi cuenta, totalmente falsa. Como lo es también otro cheque, producto de una supuesta venta de un vehículo (Toyota). Yo desarmo todo ese montaje con pruebas indiscutibles. Se trata de una vil olla mal montada y, a pesar de eso, la Fiscal Ortega Díaz me abre un antejuicio de mérito con una fotocopia.

-El otro aspecto es la forma en que se pretende allanarte la inmunidad parlamentaria.

-Todos mis derechos han sido violados desde que nombraron al Fiscal número 10 con competencia nacional. Por eso el 25 de junio, en plena audiencia oral, les demostré cómo me negaron el acceso al expediente. Hasta ahora todas las investigaciones se han hecho a mis espaldas, inclusive en la Comisión de Contraloría. Fui condenado y nunca tuve el derecho de presentar mis argumentos.

-Si tienen conciencia de que la intención es sacarle de circulación, incluso con la cárcel, violando, como dice todas las normas y cometiendo delitos, ¿por qué entregarse, por qué prestarse a ese juego con un resultado ya cantado?

-Yo tengo una niña de casi dos años y quiero que algún día, pueda decirle, a ella y a quienes me quieren en Aragua, que tuve la voluntad de afrontar, sin miedo, las peores circunstancias. Que lo inmoral no es eterno. Que me estoy enfrentando a una mafia que se disputa el poder. Pero más temor me da irme, abandonar la lucha, que quedarme. Conozco y respeto a todos los exiliados, quienes en los últimos años han debido irse del país, pero lo he conversado con mi familia, con mi almohada y, en verdad, prefiero hacerle frente a esta situación. Quiero demostrarle al mundo que se condena primero y se investiga, cuando se hace, después. ¿Que he vivido momentos duros? Sí, pero también lo es que no tengo nada que temer.

-¿Estás seguro?

-Yo conozco las dificultades de la dura existencia desde siempre. Cuando hablo de la pobreza no es porque leí un libro o me enteré de los pobres gracias a una novela. Yo viví la pobreza. Mi origen es muy humilde. Casi siempre viví alquilado en el centro de Maracay. Y sólo hace unos seis años pude comprar un apartamento.

-¿Qué hacías?

-Mi primer grito de guerra en la vida fue “tarjeta, papel de regalo y lazo”. Ahora me consigo colegas buhoneros con quienes trabajé, hombro a hombro, en el Boulevard Pérez Almarza de Maracay. Nunca tuve la oportunidad de estudiar en colegio privado. Vengo de la educación pública, incluyendo la universidad, donde me gradué de licenciado en Administración. Fui paciente, por más de diez años, en el Hospital Central. Allí supe lo que significa, para una madre, levantarse a las tres de la mañana a pedir una consulta para su hijo, volver a la casa y luego montarse en una camionetica por puesto para volver, a las seis, a esperar que atiendan al niño.

-Y el niño eras tú.

-Yo fui el menor de ocho hermanos y siempre tuve el sueño de progresar, de salir adelante. Hasta que hace unos veinte años, con un hermano, montamos una fábrica de batas maternas. Comenzamos con tres maquinitas de coser , progresamos, expandimos el negocio, nos convertimos en saneros y llegamos a tener sesenta máquinas. Pero no era fácil estudiar y trabajar y una vez tuve que dejar la universidad por un tiempo. En realidad yo quería ser odontólogo, pero esa carrera no me permitía trabajar y estudiar a la vez.

-¿Cómo y cuándo llegaste a la política?

-Esa experiencia existencial me llevó a pensar que podía ponerla al servicio de mi pueblo. Hace diez años comenzamos a pintar la primera cancha en un barrio de Palo Negro, sector Las Vegas. Pero lo hicimos con la comunidad. Así se inició una experiencia de participación popular que hoy en día nos permite decir que hemos logrado la operación de mujeres con cáncer. Pero todo eso ha requerido mucho sacrificio y voluntad política. Eso sí, sin ningún sectarismo porque las ayudas que entregamos incluye a gente de franela roja.

-Si careces de bienes de fortuna y desarrollas una política de beneficencia pública, al margen del Estado, ¿de dónde salen los recursos?

-Hay gente honesta que ayuda. Si pintamos una cancha donan pintura, balones. Si hay alguien que necesita una operación hablamos con un médico para que la haga sin cobrar. En Aragua es evidente nuestro compromiso con el pueblo, pero se ha llegado a decir (Pedro Carreño) que es un delito ayudar a la gente cuando eres funcionario público. Para mi delito es quedarse de brazos cruzados. Yo comencé a ser funcionario el 5 de enero de 2011, antes no lo era. Y durante ese tiempo organizábamos rifas, cenas, conseguíamos la colaboración de empresarios honestos. Quiero que me demuestren si me robé un solo bolívar. Además, si voy a hacer algo, ¿crees que deposito el dinero, mal habido, en una cuenta a nombre de Richard Mardo? Lo que les duele es el trabajo social que hemos desarrollado, sin muletas, porque los diputados oficialistas le deben el cargo a Chávez.

-Dices que te enfrentas a una mafia, pero para hacer esa afirmación debes tener algún tipo de evidencia.

-La evidencia más clara es que utilicen documentos forjados para llevarme a juicio.

-¿Sabes que si logran allanarte la inmunidad después vendrán otros y no pocas comunidades quedarán huérfanas de líderes?

-No voy a dejar huérfano a nadie. Seguiré luchando desde donde me encuentre. Mi pasión es tenderle la mano al necesitado. No concibo la política de otra manera. El 90% de mi vida se lo dedico a eso. En este momento estoy a punto de salir a hacer un recorrido por el barrio San Vicente de Maracay. Este fin de semana tenemos jornadas médicas en el barrio Los Olivos. Esto es lo que me gusta y lo que voy a seguir haciendo.

Si me quieren sacar háganlo con un referendo, como lo dice la Constitución, pero no utilicen la justicia y los poderes para hacerle daño a quien piensa diferente.

-¿No crees que llegó el momento de rebelarse y salir a la calle?

-Todo tiene su momento. Yo no acudo a los atajos. Mi vía siempre será la electoral. Lo poco que he construido ha discurrido por allí. No estoy en desacuerdo con las protestas consagradas en la Constitución. Ellos pueden pisotear la Constitución, pero jamás podrán hacerlo con la justicia y menos aún con la justicia divina. El poder no puede ser para joder a la gente, sino para ayudarla. A mí me están cobrando ser partidario y amigo de Herique Capriles. Pero creo que saldré adelante porque todo tiene su final y hay cosas que tienen sus días contados.

Fuente:EL UNIVERSAL

Síguenos por @800noticias