Superpoderes a Maduro para “guerra económica” y “transición al socialismo” | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

CARACAS, (AFP) – El legislativo venezolano aprueba este martes los poderes especiales pedidos por el presidente Nicolás Maduro para llevar adelante su “guerra económica” contra la burguesía y asegurar el “orden económico de transición al socialismo”.

A menos de tres semanas de cruciales elecciones municipales, el Congreso unicameral votará, en segunda y definitiva lectura, la “Ley Habilitante”, que permitirá a Maduro gobernar un año por decreto en temas de economía y combate a la corrupción.

Hay “dos leyes que voy a sacar inmediatamente”, dijo el presidente el lunes, quien prometió para el miércoles, “inmediatamente al amanecer”, la promulgación de dos normas: una para fijar márgenes de ganancia a las cadenas productivas y otra de un nuevo marco para regular importaciones y promocionar exportaciones.

Los poderes especiales son una medida contemplada por la Constitución y que pese a su carácter excepcional fueron otorgados a todos los jefes de Estado de los últimos 40 años, entre ellos el fallecido Hugo Chávez, quien en cuatro ocasiones sancionó mediante este procedimiento más de 200 leyes.

Maduro, electo el 14 de abril por escaso margen tras la muerte de Chávez, enfrenta una inflación de 54% anual, el desabastecimiento de algunos productos básicos y una caída de reservas, mientras en el ilegal mercado paralelo, el dólar cotiza nueve veces por arriba del cambio oficial.

‘Persecución política’

La coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) afirmó este martes en un documento que el gobierno “quiere mayores poderes para acentuar la persecución política y criminalizar las fuentes constitucionalmente lícitas de financiamiento para la oposición”.

Otra intención de la ley “ha sido la de hacer creer que el gobierno de Nicolás Maduro no es el principal responsable de los problemas económicos y sociales que sufren los venezolanos”, agregó la MUD.

Tras señalar a una economía golpeada por la corrupción y que marcha hacia la estatización, la MUD dijo que “como expresión de ese fracaso, sobresale una profunda crisis fiscal reflejada en un déficit (…) que según cálculos conservadores alcanza a 14% del PIB en 2013”.

El líder de la oposición Henrique Capriles, quien perdió ante Maduro con menos del 2% de los votos en las presidenciales de abril, aseguró que los poderes especiales “no servirán para nada (…) Ellos sólo quieren más poder”.

La semana pasada, en primera lectura, el proyecto fue aprobado por el piso marcado por la Constitución, de tres quintos de los escaños del Congreso unicameral (99 de 165 diputados), luego de que dos días antes la mayoría simple chavista destituyera a una ex militante tránsfuga del chavismo, por cargos de corrupción.

“No me parará nadie”

Maduro, quien ha ordenado rebajas compulsivas de precios a muchos comercios y desplegado tropas para custodiar algunas tiendas, anticipó que con los poderes especiales “no me parará nadie”.

Documentos oficiales del gobierno entregados a la prensa afirman que la Habilitante dará el marco regulatorio que “blindará el nuevo orden económico interno de transición al socialismo”.

Pero Maduro rechaza que eso apunte a una colectivización ya que “la Constitución garantiza las más amplias libertades de actividad económica, no de especulación (…) Nuestro modelo socialista incluye la libertad económica en diversas actividades”, dijo.

El presidente del Parlamento y hombre fuerte del chavismo, Diosdado Cabello, convocó a una marcha popular para llevar en la tarde del martes el texto de los poderes especiales aprobados hasta el palacio Presidencial de Miraflores.

“Luego de aprobada la Ley Habilitante se la llevaremos al Presidente Maduro hasta Miraflores en compañía de nuestro Pueblo Patriota”, escribió en su cuenta de Twitter.

Esta ofensiva, parte de lo que Maduro denomina como una “guerra económica contra la burguesía y el imperialismo”, generó rechazo entre los empresarios, que advierten sobre el riesgo de mayor escasez de productos y menor inversión, en el país con las mayores reservas mundiales de crudo.

“Vamos a tener un primer trimestre en 2014 bastante malo en inventarios de productos, en escasez y en inflación”, aseguró el presidente de la patronal Fedecámaras, Jorge Roig.

La guerra económica y el otorgamiento de poderes especiales coinciden con una caída en la evaluación de la gestión de Maduro, que llega al 53% de opiniones negativas, frente a un 34% al comienzo de su gestión, según una de las escasas encuestas de opinión conocidas en las últimas semanas.

De acuerdo con el sondeo del Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD), realizado sobre 1.200 personas entre el 2 y el 11 de noviembre, el 68% de los consultados valora negativamente la situación del país, cuando hace siete meses esta cifra era inferior a 55%.

Síguenos por @800noticias