En el olvido barrios de la carretera vieja a la Guaira | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Entre los kilómetros 3 y 6 de la carretera vieja a La Guaira se encuentran los barrios más olvidados y golpeados que tiene la ciudad de Caracas.
Entre Blandín y Plan de Manzano viven a su suerte comunidades como Nuevo Día, La Llanera, Paramaconi o La Cantina, asentadas desde hace décadas por uno de los terrenos más frágiles de la ciudad, siempre en constante peligro por la acción de la falla de Tacagua, la misma que tiene en jaque a la autopista Caracas-La Guaira a la altura del cerro de Gramovén y que terminó tumbando el viaducto en el año 2006.

Fue en aquel año cuando toda la carretera vieja recibió las últimas atenciones: se pavimentó, se corrigieron gran parte de las fallas de borde y se le colocó vigilancia. Solo quedó la deuda, pendiente hasta hoy, de colocar postes de alumbrado público. Como es muy poco transitada, estos primeros arreglos bastan hasta el día de hoy, pero desde que en junio de 2007 se inauguró el nuevo viaducto apenas y se ha visto algún policía transitando por la carretera vieja. 

La falta de funcionarios policiales es solo una parte del gran drama que significa vivir en la carretera vieja. “Aquí no hay policías, pero tampoco hay más nada”, dice Rafael Cervantes desde el barrio El Limón, al tiempo que afirma que no recuerda cuánto tiempo hace que a ese lugar se le hace alguna mejora por parte de la alcaldía o algún otro ente oficial.

En Ojo de Agua el botadero de escombros ha provocado el nacimiento de todo un negocio que a su vez ha provocado la construcción de precarios ranchos a lo largo de la vía. Hace unos tres años el Ministerio de Ambiente decidió clausurar el botadero de escombros y colocó una reja para impedir el paso de camiones, pero el problema no se eliminó: los camiones siguen botando sus escombros unos metros más adelante.

Del otro lado de la carretera, en la parte que corresponde a Vargas, se repite la historia. Todo el sector de Montesano como el de Canaima (los dos barrios en los que desemboca la carretera vieja) está formado por barrios abandonados y gastados por el tiempo. Por lo menos aquí la falla de Tacagua no es una amenaza, y los derrumbes no son nada frecuentes. 

Fuente: El Universal

Síguenos por @800noticias