Se paralizan tres de las siete ensambladoras privadas | 800Noticias
800Noticias
Economía

A la industria automotriz se le apagan sus principales motores. El freno en la liquidación de las divisas registrado a finales de 2013 se refleja ahora en la paralización de las ensambladoras. 

Tres de las siete plantas privadas agrupadas en la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) están paralizadas. 

Primero fue Toyota de Venezuela. La filial japonesa en Venezuela paralizó “indefinidamente” sus operaciones el pasado 13 de febrero tras agotar el material de ensamblaje. Aún se desconoce la fecha para el reinicio de operaciones de la planta ubicada en Cumaná, estado Sucre.

La próxima empresa que detendrá su producción es Chrysler de Venezuela. De acuerdo a la versión del sindicato de la compañía, a partir de hoy la compañía iniciará una paralización de 60 días tras agotar los insumos para la producción de los vehículos.

“Estamos elaborando los últimos vehículos con el poco material que queda y no hay para más. La directiva dice que les otorgaron una licencia para importar ciertas piezas, pero este proceso tarda alrededor de 60 días, sobre todo las que vienen de Estados Unidos, las de Asia el tiempo es mayor”, dijo Christian Pereira, presidente del sindicato, al diario Notitarde.

La empresa ayer emitió un comunicado en el que aseguró que “mantiene su presencia firme y arraigada en Venezuela, asegurando el sostenimiento de empleos de calidad para sus más de 1.000 trabajadores”.

En un breve comunicado también indicó que “ratifica la continuidad de sus operaciones en Venezuela, disipando los rumores de cierre y reiterando su confianza en el país”.

En el texto no se hace mencionó a la paralización anunciada por el sindicato. Una fuente ligada a la compañía explicó que la paralización ocurrirá la próxima semana y confirmó que, al igual que el resto de ensambladoras, no poseen el material requerido para mantener la producción.

Del boletín mensual de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) también se desprende que la ensambladora Iveco de Venezuela tampoco armó vehículos en los dos primeros meses del año.

A estos tres casos se le suma el de Ford Motor. La compañía informó a sus trabajadores que las operaciones de ensamblaje se realizarían sólo tres días a la semana. La filial norteamericana prevé dosificar el material de ensamblaje para postergar una eventual paralización forzosa.

¿Por qué las ensambladoras llegaron a este punto? De acuerdo a la versión de los directivos de las automotrices, la parálisis en la liquidación de las divisas impidió colocar pedidos de material a las casas matrices en el último trimestre del año. Las plantas consumieron los inventarios y ahora el proceso para nuevas importaciones tomará varios meses.

El panorama podría agravarse si el Ejecutivo nacional no cancela la deuda por importaciones no liquidadas, ya que las casas matrices podrían negarse a realizar nuevos despachos.

En los dos primeros meses del año la producción de autos cayó 77,83%, según Cavenez.

 

Información El Universal

Síguenos por @800noticias