Generación de empleos: Un reto en el país | 800Noticias
800Noticias
Economía

Venezuela cuenta con una población con edad de trabajar de 21.623.731 personas, pero al mes de febrero solo lo hacía 60% de ese universo, que equivale a 13.005.919 personas (452.863 más que hace un año), según refleja el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Elorganismo señala además que 4,7% de la fuerza laboral estaba desempleada y 31,6% estaba inactiva, es decir, tampoco estaban insertadas al mercado de empleo porque están dedicadas a otras actividades (quehaceres del hogar, estudiar o incapacitadas para trabajar). 

Si bien el INE aborda estos datos como alentadores, el mayor reto que se plantea en la estructura laboral del país es la generación de nuevas plazas de trabajo de calidad y estables. Se requieren puestos de trabajo que permitan conquistar a quienes están desocupados por múltiples razones, a quienes se encuentran en la informalidad y a quienes tienen trabajo garantizarles buenas ofertas económicas. 

Históricamente el mayor generador de fuentes de trabajo es el sector privado. El propio presidente Nicolás Maduro admitió que nadie puede negar el alto impacto que tiene el empresariado privado en la creación de empleo y riqueza. No obstante, en los últimos años el empleo privado no ha crecido de forma significativa con respecto al sector público. Según cuenta Fedecámaras, la principal cúpula empresarial privada del país, la expansión del empleo en este sector se mantiene “estancada”.

Al revisar las cifras de febrero pasado, 61% del total de ocupados lo hacía en el sector formal, lo que representa un incremento de 6,8% en un año; pero paradójicamente los datos oficiales muestran también una caída del número de patronos privados en ese mismo período (2,7%), al pasar de 310.665 empleadores en 2013 a 302.194 patronos este año. 

Considerando este panorama, ¿cuál es el reto para revertir esta situación? Se requiere la concertación de políticas públicas que estén orientadas a darle bienestar a la población, propiciar la inversión privada bajo un ambiente con seguridad jurídica. Es quizás este último aspecto el que más requiere atención. Desde el sector privado se ha advertido sobre las consecuencias de los controles de precio, de cambio y normativas que restringen la libertad de empresa (Ley de Precios Justos, el decreto de inamovilidad laboral, entre otras).

Información El Universal

Síguenos por @800noticias