Venezolanos estudian nuevas posibilidades para el tratamiento de quemaduras | 800Noticias
800Noticias
Salud

En Venezuela, las lesiones por quemaduras, especialmente por manipulación eléctrica o de gasolina, en las empresas de extracción y refinación de petróleo, ocupan un lugar importante dentro de los tipos de traumatismo atendidos en los centros de salud. De hecho, por su gravedad, estas lesiones constituyen un problema de salud pública que amerita la atención de instituciones generadoras de conocimientos y tecnologías, así como de aquellas dispensadoras de servicios de salud.

En este sentido, el Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Fonacit) viene financiando un ambicioso proyecto que propone la elaboración de fármacos y productos más eficientes para el tratamiento de las infecciones resistentes a los antibióticos, tratamientos de quemaduras con materiales sustitutivos de la piel perdida, los cuales puedan ser usados en los centros asistenciales, hospitales y clínicas del país.

Se trata de un proyecto seleccionado en la Convocatoria de la Misión Ciencia en el año 2006, realizada por el Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación (Mppcti), cuyos resultados de investigación permitirán mejorar las posibilidades terapéuticas de los pacientes quemados o con afectaciones crónicas en la piel.

Nieves Canudas, académica de la Universidad Simón Bolívar (USB) y responsable de este proyecto en red, informa que la investigación “Producción de conocimientos y nuevas tecnologías para el tratamiento de quemaduras” pretende abordar los aspectos del tratamiento y la recuperación del paciente quemado en Venezuela, enfocándose en el uso de agentes antimicrobianos, piel artificial y la sanación pránica, como terapia complementaria”.

La sanación pránica (aplicación de energía con las manos para sanar y prevenir enfermedades) será evaluada científica y sistemáticamente para comprobar su eficacia, de manera que sirva para acelerar el resultado de los tratamientos médicos convencionales.

Nuevas tecnologías: una luz de esperanza

El proyecto, que se desarrolla a nivel experimental mediante tres subproyectos, es liderado por científicos de la USB, con la colaboración de un número importante de expertos del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Canudas argumentó que, “se generarían nuevos compuestos con capacidad antimicrobiana que puedan, en un futuro, ser aplicados sobre la piel y funcionar mediante la activación por luz visible, a través de una actividad fototóxica”. El desarrollo de piel artificial humana constituye un reto para garantizar transplantes de piel quemada, sobre los llamados materiales poliméricos.

“La comunidad en general será beneficiada, por cuanto los resultados de la investigación, si bien no resuelven a corto plazo el problema de la recuperación del paciente quemado, dejan abierta la puerta y un camino adelantado importante y necesario, para la determinación de compuestos potenciales en el tratamiento de las infecciones y plataforma para el desarrollo de piel artificial humana”, indicó Canudas.

Como parte de los primeros entregables, el proyecto contempla la instalación de un laboratorio para el estudio de compuestos fotosensibilizantes y todos los protocolos de trabajo establecidos que garanticen la búsqueda y estudio de las estructuras antibacterianas. “Sobre la marcha ya se están estudiando compuestos y se tienen interesantes resultados que se han expuesto en congresos nacionales e internacionales, a partir del proyecto, trabajos de grado y tesis doctorales”, especificó.

Canudas puntualizó que, la investigación es sostenible en el tiempo, siempre y cuando se cuente con financiamiento para el mantenimiento de los equipos, adquisición de reactivos y solventes. El espacio físico y el talento humano formado y por formarse aseguran parte de esa continuidad.

“Es importante que todo el esfuerzo humano realizado para lograr los objetivos planteados en este proyecto, no sea subvaluado. Los resultados a largo plazo, producto de la continuidad de esta línea de investigación, son los beneficios tangibles que, verdaderamente, percibirá la población; lo que se logrará si existe un sincero y continuo respaldo financiero”, advirtió la experta en Química.

Tal como afirma la responsable de este proyecto que se viene generando a lo interno de las universidades, esta investigación científica requiere tiempo: “demanda experimentación, desarrollo y autorización para poner a disponibilidad del paciente productos farmacológicos y nuevas terapias”.

Certificación y reconocimiento

Cabe resaltar que, en el año 2012, la Comisión de Ética para la Vida en Investigación en Ciencia y Tecnología (Cocevin) hizo un reconocimiento a los investigadores que participan en el proyecto “Producción de Conocimientos y Nuevas Tecnologías Nacionales para el Tratamiento de Quemaduras”, por su rigurosidad científica y ética, el trato con los animales y el modelo de Consentimiento Informado.

La Cocevin es un ente asesor del Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación (Mppcti), a sus entes adscritos y a otras instituciones del Estado, en materia de bioética y bioseguridad para la investigación científica. 

Fuente: VTV

 

Síguenos por @800noticias