Tras la masacre Pakistán levanta moratoria sobre la pena de muerte | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Peshawar, Pakistán | AFP | Pakistán anunció este miércoles el levantamiento de la moratoria sobre la pena de muerte en casos de “terrorismo”, al día siguiente de que los talibanes masacraran a 148 personas en una escuela de Peshawar, entre ellas 132 alumnos.

El anuncio lo hicieron los servicios del primer ministro Nawaz Sharif, en el primero de tres días de luto nacional decretado tras el peor atentado en la historia del país, cometido en una escuela gestionada por el ejército en Peshawar (noroeste).

En el ataque murieron 148 personas, según un nuevo balance militar. El anterior era de 141 fallecidos.

En Pakistán, las condenas a muerte son relativamente frecuentes, pero la pena no se aplica desde 2008, salvo en el caso de un soldado condenado en 2012 por un tribunal marcial. Según Amnistía Internacional hay más de 8.000 personas en el corredor de la muerte.

Numerosos comercios y escuelas estaban cerrados este miércoles, y se organizaron oraciones en memoria de las víctimas en todo el país, donde varios observadores pidieron a las autoridades erradicar de una vez por todas la violencia islamista.

El primer ministro se encontraba en Peshawar, donde presidió una reunión con todos los partidos políticos y renovó su promesa de traer la paz.

El ataque del martes fue reivindicado por el Movimiento de Talibanes de Pakistán, que dijo querer vengarse así de la ofensiva militar lanzada el pasado junio contra ellos, en su bastión tribal de Waziristán Norte, cerca de la frontera afgana.

“Queremos hacerles vivir el sufrimiento (…) terrible de que les maten a un ser querido. Sus familias deberán llorar a sus muertos, como nosotros lo hemos hecho”, dijo un portavoz de los talibanes, Muhamad Khurasani.

El atentado fue condenado en todo el mundo, e incluso los talibanes afganos se sumaron a esta condena, diciendo que “el asesinato de inocentes, mujeres y niños va contra los principios del islam”.

En India, el primer ministro Narendra Modi dejó a un lado la tradicional rivalidad con Pakistán y pidió a los colegios observar dos minutos de silencio.

Recién terminado el ataque, que duró ocho horas, numerosos observadores, empezando por la prensa local, pidieron al gobierno y el ejército “mirar la realidad de frente” y encontrar la forma de atajar los atentados de los islamistas, que han causado más de 7.000 muertos desde 2007.

No obstante, la cuestión del islamismo radical, heredada de décadas de conflictos con la India y el Afganistán vecinos, sigue siendo un tema delicado en un país donde dicha corriente sigue siendo influyente entre la clase política.

Según el analista Raza Rumi, del Instituto de la Paz de Estados Unidos, el fin de esta violencia  requerirá terminar con simpatías muy arraigadas en la sociedad paquistaní.

“Tres décadas de islamización y la adopción de la ideología islamista como ideología nacional se han traducido en una amplia aceptación de actos cometidos en nombre del islam”, dijo a la AFP.

Desde el mismo martes por la noche se organizaron vigilias en las ciudades del país en homenaje a las víctimas. Este miércoles de mañana, todas las escuelas públicas y privadas estaban cerradas en la provincia de Jyber Pajtunjua, donde tuvo lugar el ataque.

En Lady Reading, el principal hospital público de Peshawar, los supervivientes seguían contando el horror que vivieron.

“Era como en una película del Oeste”, dijo a la AFP Ahmad Faraz, un alumno de 14 años que estaba en clase junto con otros 250 cuando irrumpieron los talibanes en el anfiteatro.

Vestidos de uniformes paramilitares, armados y con chaquetas llenas de explosivos, empezaron a disparar “de forma continua, a diestro y siniestro”, gritando “Allahu  Akbar” (“Alá es el más grande), recuerda Ahmad Faraz.

“La sala se llenó de gritos y llantos. Vi a mi profesor sangrando”, dice. “Luego, un talibán le dijo a los demás: ‘quedan todavía algunos escondidos debajo de las bancas y los despachos, ¡mátenlos a todos!'”.

“En ese momento empezaron a matarnos uno a uno. Fue una pesadilla, a cada bala que disparaban escuchaba los gritos”. Herido de bala en el hombro, Ahmad Faraz se hizo el muerto y luego se desmayó. Luego se despertó en el hospital, feliz de haber sobrevivido.

Síguenos por @800noticias