El Maracaná se quedará sin estatua de Pelé | 800Noticias
800Noticias

Río de Janeiro, (AFP) -La estatua de Pelé, encargada al escultor y caricaturista brasileño Ique a partir de fotos de la celebración de un gol en el Mundial-1970, no presidirá finalmente el Maracaná durante la Copa del Mundo.
“Prevista en diciembre de 2013, la inauguración fue aplazada a marzo de 2014 porque Pelé acababa de operarse de la cadera. En marzo, la secretaria de Deportes que había encargado el proyecto (Marcia Lins) dejó su cargo. Desde entonces, silencio”, declaró el jueves a la AFP el artista, cuyo verdadero nombre es Victor Henrique Woitschach.

“El proyecto fue políticamente abandonado, es una falta de respeto para mí y para Pelé”, deploró Ique, que prefirió no decir si había recibido o no un pago por su trabajo: “Prefiero que se lo pregunte al gobernador”.

Según Ique, caricaturista político del diario Jornal do Brasil durante 30 años, “ahora es demasiado tarde para instalar la estatua para el Mundial”, que comienza el 12 de junio.

La estatua de bronce pesa 300 kilos y mide 1,84 metros de alto “porque Pelé, que mide oficialmente 1,70 m, está sobre la punta de sus pies” para celebrar su gol contra Checoslovaquia en el Mundial de México-1970, precisó el escultor.

Fue encargada por el gobierno del estado de Rio y debía ocupar un lugar de privilegio dentro del recién reformado Maracaná. Fue en el mítico estadio donde Pelé marcó su gol número mil, el 19 de noviembre de 1969.

Rio decidió a fines de 2012 rendir homenaje al Rey Pelé presentando públicamente la maqueta.

Contactado por la AFP, el servicio de prensa de la secretaría de Deportes del estado de Rio no respondió. Pero dijo el jueves al diario O Globo que para que la

estatua sea instalada, hay que firmar un acuerdo con el artista: “Aún está en curso, no ha sido firmado”.

Considerado como uno de los mayores futbolistas de todos los tiempos, Pelé, que nació el 23 de octubre de 1940 en una familia pobre, ganó tres Copas del mundo con Brasil en 1958, 1962 y 1970, y marcó 1.281 goles durante su carrera.

En el interior del Maracaná ya hay una estatua de Zico, otro legendario número 10 de la Seleçao, y al exterior una de Bellini, capitán cuando Brasil ganó su primer Mundial en 1958, y fallecido en marzo.