Yihadistas matan a 700 miembros de una tribu en Siria | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

BEIRUT, (AFP) – Los yihadistas mataron estas dos últimas semanas a más de 700 miembros de una tribu en el este de Siria, según una ONG, y avanzaban el sábado en la provincia de Alepo frente a los rebeldes, lo que provocó un llamamiento a una intervención occidental similar a la de Irak.

La Coalición Nacional Siria (CNS), la oposición en el exilio, instó a los países occidentales, “con Estados Unidos a la cabeza”, a actuar “rápidamente” contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) y contra el régimen sirio, en una referencia indirecta a los bombardeos llevados a cabo en Irak.

Los combatientes del EI luchan en Siria, donde controlan varias regiones, tanto contra las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Asad, como contra los rebeldes y otros grupos yihadistas, como el Frente al Nosra, vinculado a Al Qaida.

Asimismo, el sunita Estado Islámico proclamó un califato en los territorios bajo su control en Siria y en Irak, donde lanzaron otra ofensiva a principios de junio.

En Siria, estos yihadistas mataron en las dos últimas semanas a más de 700 miembros de la tribu sunita de los shaitat, que intentó rebelarse contra su autoridad en la provincia petrolera de Deir Ezzor (este), controlada en gran parte por el EI, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

“Unos cien [fallecidos] son combatientes y el resto civiles”, indicó la ONG, que precisó que la masacre tuvo lugar “en las localidades de Ghranij, Abu Hamam y Kashkiye”.

Según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman, “se desconoce el paradero de más de 1.800 miembros de esta tribu”.

La tribu de los shaitat lucha desde finales de julio contra el EI en estas tres localidades, tras la ruptura de un acuerdo entre los dos campos. La tribu se comprometió a no oponerse al EI, si los yihadistas dejaban tranquilos a sus miembros.

El EI, que retomó de nuevo el control de las tres localidades la semana pasada, progresaba asimismo en el norte del país hacia los bastiones rebeldes de Marea y Azaz, después de apoderarse de una decena de localidades de la provincia de Alepo, en la frontera con Turquía, según el OSDH y un combatiente.

La caída de Azaz y Marea en sus manos representaría un duro golpe para la rebelión, que intenta desde hace tres años derrocar a Asad y combate al mismo tiempo contra el EI, ya que cortaría su principal ruta de abastecimiento.

“Para los rebeldes se trata de una de las batallas más importantes contra el EI”, declaró a la AFP el combatiente Abu Omar.

La oposición siria alertó del avance del EI hacia Marea, al estimar que “el peligro que representa este grupo en Irak y en Siria es indivisible”.

El líder de la CNS, Hadi al Bahra, instó indirectamente a ataques aéreos contra el EI y contra el régimen sirio.

“En nombre de la Humanidad, hago un llamamiento a la ONU, y a todos los países que creen en la libertad, con Estados Unidos a la cabeza, a actuar frente a la situación en Siria de la misma manera que en el Kurdistán iraquí”, dijo Bahra en Turquía.

Los rebeldes sirios se enfrentan también a la progresión del ejército sirio en la periferia de Alepo, según el OSDH. Un obús lanzado por los rebeldes contra Damasco mató a una persona y dejó 29 heridos, añadió.

Los países occidentales, que apoyan a la rebelión siria, rechazan armarla, ya que temen que el armamento acabe en manos de los yihadistas.

La guerra en Siria, iniciada en marzo de 2011 con manifestaciones pacíficas contra Asad que degeneraron en un conflicto armado complejo, ha dejado más de 170.000 muertos.

Síguenos por @800noticias