Unos 30.000 argentinos viajan a Rio para recibir a su Papa | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

BUENOS AIRES (AFP) – Unos 30.000 argentinos viajarán a Rio de Janeiro para recibir a su compatriota, el papa Francisco, muestra de una revitalización del catolicismo en un país donde la Iglesia perdió dramáticamente la influencia que detentó hasta hace tres décadas.“La delegación argentina será la más numerosa entre las extranjeras: calculamos que viajarán unos 30.000 peregrinos, pero el número de inscriptos para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es de 25.000”, dijo a la AFP el presbítero Mario Miceli, titular de la Vicaría de la Juventud.

El gran número de jóvenes que viajarán a Rio, muchos de ellos incluso desde Ushuaia, la ciudad del fin del mundo (3.100 km al sur de Buenos Aires), es una de las muestras del resurgimiento del catolicismo en Argentina, provocado por la elección de un Papa que además de ser compatriota impuso un estilo de pontificado de austeridad y acercamiento a los pobres que genera entusiasmo entre los fieles, según religiosos y analistas eclesiásticos.

La Iglesia católica, el culto mayoritario de Argentina, que profesa el 75% de sus 40 millones de habitantes, según sus datos, había perdido predicamento en las tres últimas décadas, entre otros temas, por la postura complaciente de su jerarquía durante la dictadura (1976-83), sumado al avance de las confesiones evangélicas, un fenómeno latinoamericano.

La debilidad del catolicismo se expresó en temas clave de la doctrina de la Iglesia como la aprobación de la ley de matrimonio gay en 2010, que convirtió a Argentina en el primer país latinoamericano en contar con este tipo de legislación, o la ley de identidad de género de 2012, contra las que Jorge Bergoglio, entonces arzobispo de Buenos Aires, encabezó una dura e infructuosa campaña.

Sin embargo, Francisco, un conservador en lo doctrinario aunque muy atento a la problemática social, le está cambiando el rostro al Vaticano, según los expertos.

Vuelven los fieles

“La preocupación de Francisco por la comunicación directa con la gente, sus visitas a los ambientes más pobres y su interés por los derechos de los más marginados, hacen que muchos vean una Iglesia más cercana, más accesible, más atractiva”, dijo a la AFP José María Poirier, doctor en Filosofía y profesor de la Universidad Católica Argentina.

Poirier, también director de la revista religiosa Criterio, consideró que el pontífice “está muy atento a los reflejos populares y así como este fenónemo se da en Latinoamérica, también se produce en España e Italia, incluso en países de Asia y Africa”.

“Se percibe mayor concurrencia en las celebraciones. Hay más gente rezando y confesándose. Y también hay una suerte de ‘Franciscomanía’, que se ve por ejemplo en un mayor número de turistas en la Catedral Metroplitana”, indicó Federico Wals, vocero del Arzobispado de Buenos Aires.

El presbítero Miceli señaló que las expresiones de Francisco, bautizado el ‘cura de los pobres’, llamando a la austeridad de la Iglesia y a un mayor acercamiento a la realidad cotidiana de los fieles “son palabras que ya escuchamos, que entendemos bien, sabemos de lo que habla”.

Las autoridades religiosas no manejan cifras sobre un aumento del catolicismo en Argentina, aunque el fenónemo se registra mucho más en las parroquias a las que solía visitar Bergoglio, como la de San José de Flores, en el oeste de la ciudad, donde “se triplicó el número de fieles”, dijo Wals.

Bergoglio, de la orden de los jesuitas, recorría asiduamente zonas pobres de Buenos Aires junto a los curas del lugar, visitaba las casas de los vecinos, con quienes compartía sus padecimientos.

Uno de ellos, el padre Pepe, cura de una parroquia en una zona marginada del sur de la capital argentina adónde iba Bergoglio con frecuencia, dijo que desde la elección de Francisco, en marzo pasado, “la diferencia de concurrentes es muy grande; ahora los vecinos no sólo van a misa, además participan en muchas actividades”.

“Hay gente que se acerca por primera vez, otros que retoman su relación con la Iglesia y, aunque es variado, la mayoría son adultos y jóvenes maduros, más que adolescentes”, dijo Pepe quien junto a Francisco recorría las viviendas pobres de ese barrio humilde.

De su lado, Sergio Rubín, coautor del libro “El jesuita: conversaciones con el cardenal Jorge Bergoglio”, coincidió en que “hay una revitalización del catolicismo en Argentina” tras la elección de Francisco, pero sostuvo que está por verse si ese fenómeno se mantendrá en el tiempo.

“Habrá que ver si se mantiene el entusiasmo y el caudal de los que regresaron a las iglesias o la potenciación de su fe”, dijo a la AFP Rubín, quien consideró que aún es prematuro para hacer una evaluación de un resurgimiento del catolicismo con cierta proyección.

Síguenos por @800noticias