Ucrania elige nuevo presidente interino, Yanukovich en paradero desconocido | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

KIEV, (AFP) – Ucrania entró el domingo en una nueva era, con la designación de un presidente interino hasta la celebración de nuevas elecciones el 25 de mayo, tras la destitución de facto, el sábado, de Viktor Yanukovich, en paradero desconocido.

Conformemente a la Constitución, el flamante presidente del parlamento, Olexandre Turchinov, un allegado de la líder opositora Yulia Timoshenko, fue electo presidente interino el domingo por la mañana, con una amplia mayoría.

Turchinov tendrá plazo hasta el martes para formar un gobierno de unidad nacional que se encargará de preparar las elecciones y de tratar de cerrar las heridas abiertas por esta crisis política que ha dejado al menos 80 muertos, ahondando todavía más la división del país y agravando la crítica situación financiera.

Este mismo domingo, Yulia Timoshenko, opositora a Yanukovich y liberada de prisión el sábado, dijo que no aspira al cargo de primera ministra.

El propio partido del presidente depuesto, el Partido de las Regiones, retiró el domingo su apoyo al exmandatario y lo acusó de ser el “responsable de los acontecimientos trágicos” en Ucrania.

“Ucrania ha sido traicionada, los ucranianos confrontados unos a otros”, declaró el Partido de las Regiones, que acusa de ello a “Yanukovich y sus allegados”.

El domingo se desconocía el paradero del ex presidente, quien al parecer quiso huir a Rusia el sábado intentando corromper a guardias fronterizos, según Turchinov. Sin embargo, por ahora, no hay ninguna acusación formal contra Yanukovich.

– UE y diálogo con Moscú –

La alta representante de la diplomacia europea, Catherine Ashton, viajará a Kiev el lunes, en donde se reunirá con los “principales actores” y “hablará sobre el apoyo de la Unión Europea al hallazgo de una solución durable a la crisis política, así como de medidas para estabilizar la situación económica” del país.

Precisamente en lo que respecta a las relaciones con la Unión Europea, que originaron las manifestaciones cuando Yanukovich decidió cambiar de rumbo y acercarse a Rusia, el presidente interino dijo estar abierto al diálogo con Moscú.

“Estamos listos para un diálogo con Rusia (…) si respeta la opción europea de Ucrania, que espero será confirmada en las elecciones” presidenciales convocadas para el 25 de mayo, señaló Turchinov en un mensaje difundido por televisión.

– Un ambiente de normalidad –

El domingo, el centro de Kiev, que se había convertido prácticamente en zona de guerra, parecía recuperar un aire de normalidad, pese a que las fuerzas del orden y los manifestantes mantenían las barricadas.

Aprovechando el regreso de la calma, decenas de miles de personas, familias con niños, simpatizantes o simples curiosos, acudieron al centro de la capital para constatar las huellas dejadas por tres meses de una grave crisis.

Con flores y cámaras, lloraban a los muertos, inspeccionaban las imponentes barricadas, los escudos de defensa y los impactos de bala dejados por los violentos enfrentamientos de la semana.

Según un nuevo balance comunicado el domingo por el ministerio de Salud, la violencia dejó un saldo de 82 muertos desde el martes.

En la suntuosa residencia del presidente depuesto se han encontrado documentos que detallan un sistema de sobornos organizado y una lista de periodistas a vigilar.

La residencia, que será restituida al Estado por decisión del Parlamento, permaneció abierta toda la noche para que los ciudadanos pudieran comprobar el lujo y la suntuosidad del lugar, percibido como el símbolo de la corrupción del régimen.

– ¿La unidad del país amenazada? –

Si bien la situación se ha calmado, el destino de este país de 46 millones de habitantes causa preocupación en el extranjero. En efecto, Ucrania aparece profundamente dividida y al borde de la quiebra.

“El país está al borde del ‘default’, lamentó el domingo el presidente interino.

“El anterior gobierno condujo a la economía a la catástrofe. No hay dinero en las arcas (públicas)”, añadió.

Este tema fue abordado el domingo, en la reunión del G20 en Sídney. “Estados Unidos y otros países están dispuestos a ayudar a Ucrania en sus esfuerzos por regresar a la democracia, a la estabilidad y al crecimiento”, declaró el secretario estadounidense de Tesoro, Jack Lew.

La comunidad internacional teme además que la crisis haya ahondado la división entre el este de habla y sensibilidad rusa, mayoritario, y el oeste nacionalista y que habla ucranio.

En Sebastopol (sur), unas 10.000 personas se reunieron el domingo, convocados por movimientos pro-rusos, para denunciar a “los fascistas (que) tomaron el poder en Kiev”.

Pero el primer ministro de Crimea, Anatoli Mogilev, declaró el domingo que la península “ejecutará” las decisiones tomadas por el Parlamento.

Varias capitales insistieron el domingo en la necesidad de preservar la integridad del país.

Merkel y el presidente ruso Vladimir Putin coincidieron en que “Ucrania debe dotarse rápidamente de un gobierno capaz de cumplir sus funciones, y en que la integridad territorial debe preservarse”, según un portavoz del gobierno alemán.

Una partición de Ucrania o un “retorno a la violencia” no está en el interés ni de Ucrania, ni de Rusia, ni de la UE, ni de Estados Unidos, declaró la Casa Blanca.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, se mostró más directo, declarando que “no estaría en el interés de Rusia” intervenir militarmente en Ucrania.

A su vez, el presidente francés, François Hollande, afirmó que “la unidad y la integridad territorial del país deben ser respetadas”.

Síguenos por @800noticias