Siguen negociaciones entre Kerry y Zarif sobre programa nuclear de Irán | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Ginebra, Suiza | AFP | El secretario de Estado norteamericano John Kerry y su homólogo iraní Mohamad Javad Zarif retomaron este lunes sus negociaciones en Ginebra, para tratar de eliminar las divergencias persistentes sobre el programa nuclear de Teherán, un “proceso largo y díficil”, según Washington.

Un alto funcionario del Departamento de Estado de EEUU informó sobre una “agenda completa de reuniones” el lunes entre los principales negociadores y los expertos en paralelo, para tocar “prácticamente todos los temas”.  

En las conversaciones de Ginebra entre Teherán y las grandes potencias sobre el programa nuclear iraní todavía no se han abordado “las cuestiones clave”, declaró por su parte el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Araghchi, uno de los principales negociadores, citado este lunes por la televisión estatal. 

“Sigue existiendo un abismo, las diferencias están ahí, todas las partes están negociando con seriedad y determinación (…) pero nosotros no tenemos todavía soluciones completas para las cuestiones clave”, afirmó Araghchi. 

Teherán quiere “decisiones políticas”

“En numerosos asuntos, las negociaciones han abordado detalles (…) En ciertos casos, se han encontrado soluciones y ahora ha llegado el momento de las decisiones políticas. Por esta razón, los contactos al más alto nivel entre las dos partes son necesarios”, agregó Araghchi. 

La nueva fecha tope para llegar a un acuerdo ha sido fijada para el 31 de marzo. 

Irán y las grandes potencias que forman el Grupo 5+1 (Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania) intentan llegar a un acuerdo global que autorizaría ciertas actividades nucleares pero que impediría a Teherán dotarse del arma atómica a través de su controvertido programa nuclear. A cambio, se levantarían las sanciones internacionales que pesan sobre la economía iraní. 

Teherán siempre ha negado querer dotarse del arma nuclear. 

Los diplomáticos estadounidenses e iraníes están trabajando en ello desde el viernes y los directores políticos de las cancillerías del Grupo 5+1 se reunieron el domingo.

Preguntado el sábado en Londres sobre el significado de la presencia en Ginebra del secretario de Estado americano para la Energía, Ernest Moniz, quien participó por primera vez en las negociaciones, John Kerry explicó que había sido llamado por razones “técnicas”. 

Kerry precisó : “Yo no deduciría ninguna indicación” sobre la inminencia de un acuerdo. 

Moniz y Salehi, que se habían reunido ya el sábado durante 5 horas, participaron también en los diálogos entre Kerry y Zarif el domingo por la noche.

Las conversaciones entre Kerry y Zarif se retomaron el lunes a las 09H30 locales (08H30 GMT) en un hotel en Ginebra a orillas del lago Léman. En principio, Kerry dejará Ginebra durante la tarde pero los otros negociadores continuarán con sus reuniones. 

Aunque según el calendario pactado, debería llegarse a un acuerdo político antes del 31 de marzó y las cuestiones técnicas deberán fijarse antes del 1 de julio, Teherán reclama ahora un único acuerdo que recoja a la vez el plano político y los detalles. 

Kerry advirtió que el presidente de EEUU Barack Obama no tiene “intenciones de extender estas conversaciones más allá del periodo que se ha fijado”. 

Por su parte, Akbar Velayati, consejero diplomático del líder supremo, el Ayatolá Ali Jamenei, dijo el sábado que “si los líderes norteamericanos no quieren negociar, es cosa de ellos, pero son ellos los primeros que estaban tras las negociaciones”.

Uno de los puntos clave será la cantidad de uranio que Irán podrá enriquecer y el número y el tipo de centrifugadoras de las que podrá disponer. 

Las negociaciones se complicaron por los actores de la línea dura, tanto de Irán como de Estados Unidos, y por las presiones de Israel, que se opone a este acuerdo. 

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu destacó el domingo en Jerusalén que acudirá la semana próxima a Estados Unidos para “exponer ante el Congreso norteamericano (…) por qué este acuerdo es peligroso para Israel, para la región y para el mundo entero”.

Síguenos por @800noticias