Putin evita que el G-8 pida la salida de Assad | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

 

Putin evita que el G-8 pida la salida de Assad

 

 

El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha mantenido en sus trece de impedir cualquier referencia a la necesidad de un nuevo gobierno en Damasco en un frágil acuerdo sobre la situación en Siria, negociado a lo largo de toda la mañana en la cumbre del G-8 en Irlanda del Norte.Rusia habría logrado bloquear la mención al futuro de Bashar al Assad en el comunicado final de la reunión de las ocho grandes economías del mundo, según ha anunciado el viceministro de Exteriores, citado por Reuters. «Estamos cerca a un siete contra uno sobre Siria, pero claramente Putin no ha dado marcha atrás en sus posiciones», explica otra fuente negociadora citada por la misma agencia.

Cameron circuló un plan con cinco puntos, y Rusia acepta solo tres

Poner fin a la crisis siria fue el tema único de la cena que ofreció el anfitrión, el primerministroDavid Cameron, a Barack Obama,Angela Merkel, Vladimir Putin y sus homólogos de Francia, Italia, Japón, Canadá y la UE anoche. Pero las posiciones no parecen haberse movido, y Moscú no está dispuesta a ofrecer la cabeza de su protegido en Damasco.

El gobierno británico circuló ayer una propuesta con cinco puntos.Rusia podría haber dado su aprobación a los tres menos conflictivos: incrementar la ayuda humanitaria, combatir la penetración yihadista y condenar el uso de armas químicas. Se espera que el comunicado final de la cumbre se mantenga en esos términos, sin referencias tampoco a la posibilidad de armar a los rebeldes, a los que Rusia considera como «terroristas».

Delegaciones «libres» en Ginebra II

 

Las posiciones se han enconado en lo referido a las medidas a tomar por el G-8 en el hipotético «día uno» del proceso de transición, según los planes británicos, y en la configuración de un nuevo gobierno con plenos poderes sobre el ejército y –en las mentes de siete de los ocho líderes presentes– dirigido por alguien con un apellido diferente a Assad.Aquí, Rusia defiende con uñas y dientes que Assad es el «representante legítimo» de los sirios.

Las divisiones parecen hacer inevitable que la conferencia de paz que EE.UU. y Reino Unido querían convocar en julio en Ginebra (Suiza) quedará retrAssada al menos hasta agosto, según Reuters. Obama se esforzó anoche en afirmar que había dado «instrucciones a nuestros equipos para preparar una posible reunión en Ginebra». Pero la posición rusa dificulta incluso el diseño de la mesa de una hipotética «Ginebra II», como se denomina a esta conferencia en el argot diplomático.

Según Nick Robinson, de la BBC, Moscú presiona para que el G-8 acuerde que cada cual será libre de elegir su delegación a la conferencia. Una cláusula que abriría la puerta a la presencia de Bashar al Assad en Ginebra, tal y como exige Rusia antes de empezar a hablar de una transición política en Siria. Aún así, el el viceministro de Exteriores ruso, Formin Ryabkov, ha insistido esta mañana en que «la única forma de avanzar es una conferencia de paz». En eso todos están de acuerdo. El problema es que Rusia solo la quiere según sus términos.

Información ABC.ES

Síguenos por @800noticias