Presidenta de Brasil interrumpe vacaciones para visitar región inundada tras fuertes lluvias | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

VITORIA, (AFP) – La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, interrumpió sus vacaciones para visitar el viernes una región del sureste inundada por las lluvias que han dejado 40 muertos en periodo de fiestas, la mayoría enterrados bajo el barro, así como más de 70.000 evacuados, según el último balance de la Defensa Civil.

Tras dos semanas de temporales que han provocado deslizamientos de terreno y enterrado vivas a decenas de personas, el clima comienza a mejorar en gran parte del sureste del país.

Decenas de miles de personas han pasado la Navidad sin agua potable, electricidad o comunicaciones, mientras los alimentos escasean.

Rousseff sobrevoló el viernes junto al ministro de Salud, Alexandre Padilha, la región de Governador Valadares, en Minas Gerais (sureste), un estado donde 17 personas han muerto en las lluvias de diciembre y hay unos 9.500 evacuados de sus hogares.

Dos niños de 11 y 3 años murieron el pasado 22 de diciembre enterrados bajo el barro que se desplomó sobre su casa en Governador Valadares, donde la crecida de los ríos ha causado grandes inundaciones, según la Defensa Civil.

En Espirito Santo, otro estado del sureste que ha sufrido sus peores lluvias en 90 años, y que Rousseff visitó el día de Nochebuena, la cifra de muertos ha sido revisada a la baja, de 27 a 23. También hay dos desaparecidos que las autoridades presumen aún se encuentran bajo el barro.

Un total de 52 ciudades de Espirito Santo fueron inundadas, y unas 61.000 personas fueron evacuadas.

La Fuerza Aérea Brasileña informó que utilizó varios helicópteros para rescatar en los últimos días a 162 ancianos, niños, mujeres y enfermos en zonas inundadas de Espirito Santo, y transportó unas ocho toneladas de medicamentos, alimentos y agua potable al estado.

“Están vendiendo el galón (3,78 litros) de agua potable a 35 reales (15 dólares)”, dijo Ismael Nascimento, un habitante de Colatina, Espirito Santo, donde ocho personas murieron. “Son muchas bocas para alimentar, precisamos canastas básicas”, añadió en declaraciones al diario O Estado de Sao Paulo.

El gobierno federal autorizó el viernes la liberación de casi tres millones de dólares para acciones de rescate, asistencia a víctimas y restablecimiento de servicios esenciales en el estado.

“Nunca vi tanta agua”, dijo Rousseff al sobrevolar las ciudades inundadas de Espirito Santo en la mañana del 24 de diciembre.

Síguenos por @800noticias