Perú es el primer productor mundial de hoja de coca aunque reduce cultivos | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

LIMA, (AFP) – Perú superó a Colombia como primer productor mundial de hojas de coca pese a que por primera vez en siete años logró reducir los cultivos, de 62.500 hectáreas en 2011 a 60.400 en 2012, según un informe de la ONU difundido este martes en Lima.

El informe revela que pese a la desaceleración de los cultivos, Perú pasó en 2012 al primer lugar como productor mundial de la planta porque Colombia poseía a diciembre del año pasado una extensión de 48.000 hectáreas.

“Se ha producido un punto de quiebre importante con una reducción de 3,4%, que ocurre después de siete años de crecimiento continuo de estos cultivos”, destacó en rueda de prensa Flavio Mirella, representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en Perú.

Hasta 2011, según la ONU, Colombia ocupaba el primer lugar como productor de hojas de coca, materia básica para la pasta base de cocaína, con una superficie de 64.000 hectáreas cultivadas frente a 62.500 que poseía Perú.

Según estimaciones de la ONU, Colombia logró una reducción de cultivos hasta las 48.000 hectáreas en 2012.

En Perú la situación actual es “bastante distinta a la que se presentaba a finales de los años 90 cuando las plantaciones de hoja de coca llegaban a las 135.000 hectáreas”, remarcó Mirella.

Durante 2012 la mayor reducción de cocales se registró en las regiones peruanas de Monzón y Aguaytía, en el Valle del Alto Huallaga, ubicadas en la región amazónica central y nororiental, donde se ejecutaron programas de erradicación de plantaciones ilegales.

La producción total de hoja de coca en Perú el año pasado alcanzó a 128.000 toneladas, de las cuales unas 120.000 fueron derivadas al narcotráfico. El resto fue para el masticado tradicional en los Andes peruanos, de acuerdo a la ONU.

Para graficar la magnitud del problema, Mirella dijo que con la hoja de coca producida en Perú “se podrían llenar 6.000 contenedores. Y si se ponen los contenedores uno al lado del otro, cubrirían una distancia de 30 kilómetros”, acotó.

Actualmente la ONU realiza una investigación para determinar la cantidad de clorhidrato de cocaína que produce Perú anualmente.

Según estimaciones de la agencia antidrogas de Estados Unidos, Perú produciría 230 toneladas de cocaína cada año.

Aumento de producción en trapecio amazónico

El informe anual de plantaciones refleja asimismo un aumento de cultivos en algunas zonas como en el llamado Trapecio Amazónico, en la frontera que comparten Perú, Colombia y Brasil.

Allí el aumento es de 73% en relación a 2011 debido a la cercanía de las ciudades de Leticia en Colombia y Tabatinga en Brasil, lo que facilita el abastecimiento de insumos químicos para elaborar cocaína y sacarla hacia esos países.

El informe de la UNODC fue elaborado y presentado conjuntamente con la estatal Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA).

Carmen Masías, presidenta de DEVIDA sostuvo que “a pesar que el problema es dantesco, estamos optimistas”. Basó su afirmación en que es la primera vez que se obtiene una reducción del cultivo en siete años, lo que significa que “se están cumpliendo las metas por la aplicación de una estrategia del gobierno con una voluntad política muy firme”.

El informe de la ONU precisa que las zonas de mayor producción están ubicadas en la selva central y en el sudeste en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), consideradas emblemáticas porque la producción de coca “ha estado asociada por muchos años y sigue estando fuertemente articulada a un narcotráfico que actúa a la sombre de grupos terroristas”.

En el Vraem, que ocupa una amplia zona de la selva sudeste de Perú, operan bandas de narcotraficantes que actúan en alianza con rezagos de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, que se refugiaron ahí tras la derrota militar de esa agrupación a mediados de los 90.

“Hay zonas donde todavía no se hace nada o casi nada”, admitió Masías al referirse al VRAEM, región donde no se realizan labores de erradicación de hoja de coca.

“De todas maneras vamos a entrar al VRAEM, no podemos decir la fecha por razones estratégicas, pero ingresaremos a esa zona”, enfatizó, subrayando que se trata de una región complicada por su geografía y “por los grupos terroristas que operan en el lugar”.

El gobierno peruano ha impulsado en los últimos años programas de cultivos alternativos a la coca, como el cacao y el café, a fin de que campesinos pobres de las regiones cocaleras encuentren nuevos medios de vida.

En este sentido, el informe de la ONU subraya que la disminución de los cocales exige que se implementen programas de desarrollo alternativo y una mayor presencia del Estado.

“De no ser así, se corre el riesgo de que luego de un periodo de tiempo la población vuelva a esta actividad”, advirtió Mirella.

Síguenos por @800noticias