Obama enfrenta el desafío del Estado Islámico | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

WASHINGTON,  (AFP) – Barack Obama elige siempre cada palabra con cuidado. Al afirmar que el Estado Islámico (EI) “no tiene lugar en el siglo XXI”, el presidente estadounidense pone la lucha contra los yihadistas ultrarradicales como una prioridad, pero al mismo tiempo despierta interrogantes sobre su estrategia en Irak.

Desde la isla de Martha’s Vineyard (noreste), donde pasa con su familia las vacaciones, Obama fue enfático: la decapitación del periodista estadounidense James Foley por parte del EI no hace más que reforzar la determinación de Estados Unidos de combatir “este tipo de ideología nihilista”. Pero se abstuvo de mencionar sus planes militares.

Estados Unidos, que ya lanzó más de 80 ataques aéreos en el norte de Irak contra objetivos del EI desde el 8 de agosto, se conforma con hablar por el momento de los buenos resultados obtenidos con los primeros reveses infligidos al grupo extremista, como la recuperación del control de la represa de Mosul.

“El EI tiene fortalezas y debilidades”, dijo el martes el contraalmirante John Kirby, portavoz del Pentágono. “Son poderosos. Tienen recursos. Están muy bien organizados por una red terrorista. Pero no son gigantes invencibles, como hemos podido ver. A través de estos ataques aéreos, su moral está mermando. Hemos dañado sus competencias y capacidades”.

Para Stephen Biddle, experto en temas de defensa en el Council on Foreign Relations, los desafíos se mantienen pese al éxito de los primeros ataques aéreos, dos años y medio después del retiro de las tropas estadounidenses de Irak.

“En este tipo de guerra, los primeros ataques aéreos tienen siempre un efecto inmediato porque permiten destruir objetivos que no han tomado las precauciones adecuadas”, señala. Pero una vez que los combatientes se adaptan a al nuevo escenario, reubican sus equipos militares y se mezclan con la población civil, la situación cambia drásticamente.

“Esto no significa que los ataques aéreos se vuelvan inútiles, sino que son cada vez menos efectivos”, explica a la AFP, y subraya que ni siquiera los ataques aéreos más contundentes lanzados a mediados de la década de 2000, cuando había tropas en el terreno, permitieron poner fin al conflicto.

Si bien el Pentágono insiste en que los objetivos están claramente delimitados, su definición -ayuda humanitaria y protección de instalaciones estadounidenses y de sus ciudadanos- deja un margen de error importante.

Así, los militares estadounidenses han justificado los ataques aéreos durante varios días en las inmediaciones de la represa de Mosul por el riesgo de que una eventual explosión de la represa desplace a la población civil río abajo, probablemente hasta Bagdad.

“La gran pregunta es: ¿hasta dónde llegará el presidente Obama”?, dice Max Boot, del Council on Foreign Relations, en la revista Commentary.

“Más allá de la protección de los yazidíes y de la recuperación de la represa de Mosul, necesitamos una estrategia para aniquilar al EI”, agrega el historiador especializado en asuntos militares, que aboga por el envío de 10.000 soldados y asesores militares y un refuerzo significativo de los ataques militares.

Un despliegue de tal amplitud, por el momento, no está en los planes de Washington, desde donde se ha repetido incansablemente que el envío de soldados de combate al terreno está descartado y que gran parte de la solución está en manos del nuevo primer ministro Haidar al Abadi, nombrado para formar un gobierno de unidad nacional.

La difusión del video de la ejecución del periodista James Foley por el EI podría modificar la percepción de la opinión pública estadounidense sobre esta amenaza y, tal vez, el precio que está dispuesta a pagar por enfrentarla.

Por el momento, aumentó el número de republicanos que consideran que la respuesta militar de Obama no solo se justifica, sino que aún es demasiado tímida.

Para el senador republicano John McCain, es el momento de hacer frente a “la organización terrorista más brutal jamás vista”, con ataques aéreos mucho más contundentes.

“Cuanto más espera (Obama), tanto más se adapta el EI y más difícil será”, declaró al diario The Arizona Republic el excandidato a la Casa Blanca, que considera esencial atacar al EI también en Siria. “Ellos han borrado la frontera entre Irak y Siria”, recuerda.

Síguenos por @800noticias