“No pienso que Snowden sea un patriota” | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció reformas a los programas de espionaje con las que busca mayor transparencia y que los estadounidenses tengan confianza en éstos.

Obama anunció cuatro principales medidas que impulsará, junto con el Congreso, para reformar a los que llamó programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que se amparan en la sección 215 de la Ley Patriótica y cambios en el Tribunal que autoriza la ejecución de los programas.

El mandatario busca reformar el programa de recolección de llamadas telefónicas, revisar la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), crear un sitio en internet para hacer públicos algunos de los documentos de estos programas y formar un grupo de expertos independientes que supervise la tecnología utilizada en los programas y que elabore un informe anual.

El jefe del Ejecutivo estadounidense aseguró que la NSA no abusa de estos programas, los cuales, asegurá, puso a revisión incluso antes de las filtraciones hechas por el ex agente de la CIA, Edward Snowden.

“Quiero dejar claro que Estados Unidos no tiene ningún interés en espiar a nuestros ciudadanos o a otros países, Al contrario, queremos protegerlos. Debemos asegurarnos de que los programas de vigilancia mantienen un equilibrio entre las libertades y la seguridad”, dijo en la conferencia de prensa.

En torno al ex contratista de la NSA, quien filtró miles de documentos clasificados a los diarios The Washington Post y The Guardian, dijo que “no pienso que Snowden sea un patriota”.

El mandatario estadounidense evitó decir abiertamente si habrá más represalias de su país a Rusia por las renovadas tensiones tras la concesión de asilo temporal a Edward Snowden.

No obstante, aclaró que la “decisión de no participar en la cumbre no fue exclusivamente por el caso de Snowden”, sino que “en una serie de asuntos que interesan a Estados Unidos, Rusia no se ha movido”.

“Este último episodio es sólo uno en una serie de diferencias en los últimos meses, en torno a Siria o derechos humanos. Creemos que es apropiado para nosotros ver hacia dónde se dirige Rusia y reevaluar nuestra relación”, agregó.

Afirmó que no tiene una “mala relación con Putin” y que sus conversaciones con él “muchas veces son muy productivas”, pero reconoció que hizo más progresos durante el mandato de su predecesor, Dmitri Mévdevev, que abandonó el poder el año pasado.

“Cuando Putin volvió al poder, vimos más retórica antiamericana, que recuperaba viejos estereotipos. Y le he alentado a mirar hacia adelante y no hacia atrás en esos asuntos”, indicó.

 

Información El Universal

Síguenos por @800noticias