Miles de chilenos marchan y exigen “verdad y justicia” a 40 años del golpe de Pinochet | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

SANTIAGO (AFP) – Miles de chilenos marcharon este domingo en Santiago exigiendo “verdad y justicia” para las víctimas de la dictadura del fallecido Augusto Pinochet, a 40 años del golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

La manifestación, que convoca cada año la Asamblea Nacional de los Derechos Humanos, comenzó en la emblemática avenida Alameda de la capital chilena. Los familiares de las víctimas de la represión portaban unas dos mil fotografías de detenidos y desaparecidos.

Con pancartas con leyendas como “a 40 años del golpe, nada ni nadie está olvidado” y banderas y gritos en contra de Pinochet los manifestantes marcharon al ritmo de tambores en una verdadera fiesta por casi dos horas hasta el cementerio general de Santiago.

En ese lugar, se erige el Memorial del Detenido Desaparecido y Ejecutado Político, que recuerda a las víctimas de la dictadura y a donde llegaron sus familiares y amigos para recordarlos.

“Después de 40 años, esta marcha demuestra que nosotros no vamos a descansar para saber qué pasó con nuestros detenidos y desaparecidos, exigimos verdad y justicia”, dijo a la AFP Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Durante la protesta también hubo gritos de reconocimiento al expresidente Salvador Allende, derrocado por el golpe y quien se suicidó con un disparo en la barbilla durante la asonada militar.

En la marcha participaron unas 60.000 personas según los organizadores, mientras que la Policía la cifró en 30.000 asistentes.

La manifestación concluyó con incidentes en los que cerca de un centenar de manifestantes encapuchados destrozaron mobiliario público, encendieron barricadas y se enfrentaron con piedras y palos a la Policía que los dispersó con carros lanza agua y gases lacrimógenos.

Durante la dictadura de Pinochet (1973-1990) se registró una cruenta represión que dejó más de 3.200 muertos y desaparecidos, además de 38.000 personas que sufrieron torturas, según datos oficiales.

Pinochet falleció el 10 de diciembre de 2006 sin alcanzar a ser condenado, aunque durante sus últimos años fue cercado por la justicia por algunos de los crímenes de su dictadura y un caso de enriquecimiento ilícito, cuyo sumario fue cerrado recientemente.

Justicia de verdad

A lo largo de la dictadura, más de 5.000 recursos de amparo en favor de las víctimas por desapariciones o detenciones ilegales fueron rechazados por los tribunales chilenos, que argumentaron no contar con la información suficiente para darles curso.

A 40 años del golpe, La Corte Suprema reconoció haber cometido “omisiones” durante la dictadura de Pinochet, mientras que la asociación de jueces pidió perdón por la actuación de la justicia chilena en esa época.

Para los familiares de las víctimas este perdón es “en vano” ya que aún están abiertas 1.300 causas por crímenes cometidos en esos años, mientras que 800 agentes civiles y militares han sido procesados o condenados, y de ellos, unos 70 cumplen la pena en la cárcel, casi todos en recintos militares especiales.

“En Chile no ha habido justicia, no ha habido reconocimiento, ni del poder Judicial, ni de las instituciones, ni de las Fuerzas Armadas de lo ocurrido”. Se necesita “más justicia de verdad y castigo de verdad”, dijo a la AFP Patricia Zalaquett, familiar de un ejecutado político.

Queremos “penas carcelarias en lugares que verdaderamente sean cárceles, no recintos acomodados especialmente para los militares, y penas que tengan relación con los crímenes”, agregó.

El propio presidente Sebastián Piñera afirmó la semana pasada que el Poder Judicial “no estuvo a la altura de sus obligaciones y desafíos” durante la dictadura.

“Queremos decir que los familiares y que este país no olvida ni perdona. No se puede construir un país sobre cadáveres”, sostuvo Tamara Cáceres, nieta de un asesinado en dictadura.

Además de los gestos de la justicia chilena, Hernán Larraín, un influyente senador del partido ultraconservador Unión Demócrata Independiente (UDI) que apoyo al régimen de Pinochet, pidió perdón “por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer” para la reconciliación entre los chilenos.

La candidata presidencial socialista y exmandataria Michelle Bachelet afirmó a su vez el sábado que un país que niega su pasado “se arriesga a tropezar una y otra vez con sus mismos errores”.

 

Síguenos por @800noticias