Los yihadistas del EI se defenderán con acciones guerrilleras desde zonas urbanas | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

BEIRUT, (AFP) – Los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) se replegarán a las zonas urbanas y llevarán a cabo acciones de guerrilla para defender sus bastiones frente al arsenal desplegado por Estados Unidos, estiman los expertos.

Para evitar ser blanco de la aviación estadounidense, esta organización extremista, que ha proclamado un “califato” en un territorio a caballo entre Irak y Siria, reducirá su movilidad en las regiones desérticas, donde es fácil localizar a los combatientes y el material.

El EI “se pondrá en posición defensiva ocultándose en las zonas urbanas donde puede combatir” en caso de ataque, explica el general británico retirado Ben Barry, experto militar del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).

Desde sus éxitos en Irak, el EI controla varias ciudades importantes, sobre todo Mosul, Tikrit, Tell Afar, en el norte, y Faluya y parcialmente Ramadi en el oeste. En Siria dirige con mano férrea Raqa, su feudo en el norte, la mitad de Deir Ezor (este) y otras localidades más pequeñas.

– “Mezclarse con la población” –

Además desplegándose en las ciudades consigue que las fuerzas estadounidenses o iraquíes cometan errores. “Intentando golpear a los yihadistas causarán bajas entre los civiles”, destaca el general.

Y los yihadistas “utilizarán sus instrumentos propagandísticos para que los sunitas se enfrenten al gobierno iraquí (dirigido por los chiitas) y erosionar la legitimidad de la coalición internacional”, advierte.

Este movimiento ya empezó, afirma Ahmed al Sherifi, un experto iraquí en materia de seguridad. “Daesh (acrónimo del EI) comenzó a retirar a algunos combatientes, sobre todo extranjeros, para enviarlos a Siria. Se quedaron con los iraquíes porque pueden mezclarse fácilmente con la población en caso de ataque”, dijo.

El experto añade que en Mosul, los yihadistas han abandonado sus centros de mando establecidos tras la conquista de la ciudad el 10 de junio, para instalarse en casas particulares, en barrios donde mantienen un perfil bajo.

Lo mismo piensan hacer en Siria desde que el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, anunció que la campaña aérea irá dirigida en ese país contra “los santuarios” del EI.

En Deir Ezor, un activista, Abu Osama, constató que el EI ha vaciado el principal depósito de armas de la región en la antigua sede de la gobernación y cerrado casi todas sus posiciones en Mayadin, más al este.

Incluso los campos petroleros están desiertos y las familias de los combatientes extranjeros que vivían en edificios residenciales fueron evacuadas. “Desaparecen pero dejan espías para informarles”, asegura.

En la provincia de Alepo (norte), el grupo se ha retirado de sus sedes de Al Bab, uno de sus principales bastiones en esta región.

– Vuelta a la insurrección –

Para Thomas Pierret, experto del islam en Siria, “el único caso en el que los bombardeos con armas pesadas pueden marcar la diferencia es en los frentes en los que el EI acantona tropas como en Marea, al norte de Alepo, controlada por los rebeldes”.

“Si los estadounidenses atacan, el EI no tendrá más elección que vaciar los lugares y dejar avanzar a los rebeldes”, que luchan contra el EI y al mismo tiempo contra el régimen de Bashar al Asad.

Con 35.000 hombres en 215.000 km2, el EI tendrá que elegir. “El EI posee unidades organizadas, una comandancia capaz de dirigir varias operaciones simultáneamente y la capacidad de usar armas pesadas arrebatadas al ejército sirio y al iraquí”, destaca Christopher Harmer, un analista del Instituto estadounidense para el estudio de la guerra.

“Como los ataques estadounidenses dañarán los elementos visibles de la estructura militar del EI, la organización tendrá que volver a un modelo insurreccional mezclándose con la población civil, lo que dificultará alcanzar a los combatientes”, destaca.

“El EI utilizará sus células durmientes, francotiradores, coches bomba o asesinatos selectivos”, asegura Christopher Harmer, para quien por el momento los proyectos estadounidenses “no representan una amenaza importante para el EI”.

Richard Barret, experto en contraterrorismo, coincide con él. “El EI no puede evitar los ataques estadounidenses y por lo tanto va a invertir su proceso de desarrollo. De un movimiento clandestino terrorista, progresó hacia un ‘Estado’ y ahora tendrá que volver a lo que era antes”.

Síguenos por @800noticias