Las víctimas civiles en Afganistán aumentaron más de un 20% en 2014 | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Kabul, Afganistán | AFP | El número de civiles muertos y heridos en Afganistán aumentó un 22% en 2014 con respecto al año anterior -según la ONU- debido a la intensificación de los combates los meses previos a la retirada de las fuerzas de la OTAN en diciembre.

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (Unama por sus siglas en inglés) atribuyó el aumento a la intensificación de los combates, que el año pasado provocaron 10.548 civiles muertos y heridos, comparados con los 8.637 de 2013.

El número de civiles muertos aumentó un 25%, hasta 3.699, mientras que el de heridos subió un 21%, hasta 6.849. La suma de unos y otros alcanzó el nivel más elevado en un sólo año desde que en 2009 la ONU empezó el registro.

Desde 2009, hubo un total de 17.774 muertos y 29.971 heridos en el país.

En su último informe de julio de 2014, la Unama ya detectó un importante aumento de las víctimas civiles por la intensificación de los combates entre el gobierno y los insurgentes.

Por primera vez desde 2009 murieron más civiles en combates (34%) que por las bombas de los insurgentes, los llamados artefactos explosivos improvisados (IED).

El informe denuncia las “consecuencias demoledoras” del aumento del uso de morteros, cohetes y granadas en zonas civiles.

En 2014, igual que el año anterior, la acción de “elementos antigubernamentales” fue la principal causa (72%) de las víctimas civiles, frente al 14% provocado por las fuerzas gubernamentales (que incluyen las fuerzas internacionales).

Un 10% de los casos no pudieron ser atribuidos a ninguno de los dos bandos.

El informe también señala un aumento del 40% de las víctimas menores de edad (714 muertos, 1.760 heridos), comparado con el año anterior, así como de mujeres (298 muertos, 611 heridos).

La ONU también advierte de las graves consecuencias sociales y económicas para las víctimas civiles.

“Para las mujeres y los niños afganos, la angustia de haber perdido a un marido y a un padre en el conflicto es sólo el principio de sus sufrimientos y sus privaciones”, dijo la directora de Derechos Humanos de Unama, Georgette Gagnon.

Los talibanes rechazan los datos de la ONU, que les atribuye la mayoría de víctimas civiles, y han repetido varias veces que quieren limitar la muerte de afganos.

El informe pide a los insurgentes que dejen de usar IED, y al gobierno que no lance morteros ni cohetes en las zonas densamente pobladas.

También pide a Kabul que disuelva las milicias gubernamentales y juzgue a aquellos de sus miembros que llevan a cabo abusos.

En el verano de 2014 los combates fueron particularmente intensos por la perspectiva de la retirada en diciembre de las tropas de la OTAN y desataron una crisis política.

Este año la “temporada” de violencia, que empieza en abril o mayo coincidiendo con el fin del invierno, será una muestra de la capacidad de las fuerzas afganas frente a los insurgentes una vez retiradas las tropas de la OTAN.

Esta semana el ejército lanzó una ofensiva preventiva en el sureste de Afganistán a la que los talibanes respondieron con varios ataques que mataron a 26 policías el lunes y el martes.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, pidió negociaciones de paz a los insurgentes pero hasta ahora los talibanes se han negado a sentarse a la mesa.

Síguenos por @800noticias