Las celebraciones de Año Nuevo en varias partes del mundo | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Los habitantes de Samoa, Kiritibati (Kiribati) y Tokelau (Nueva Zelanda), en el Pacífico Sur, fueron los primeros habitantes de la Tierra en despedir el año 2013.

Los alrededor de 180.000 habitantes del Estado insular de Samoa empezaron a vivir el Año Nuevo a las 07.00 hora de Chile.

La población de Kiritibati, la más oriental de Kiribati, y la de Tokelau, la más oriental de Nueva Zelanda, también recibieron al 2014 a esa hora de la mañana.

Las islas de Tonga en el Pacífico, fueron también de las primeras naciones en dar la bienvenida a 2014, con un festival religioso que culminó con el lanzamiento al aire de “cañones” de bambú. 

Fuegos artificiales multicolores lanzados desde la torre Sky de Auckland dieron la bienvenida al año nuevo en Nueva Zelanda.

En Australia, más de un millón de personas llegaron hasta la bahía de Sidney para presenciar un gran espectáculo de fuegos artificiales.

Estos festejos costaron 6 millones de dólares australianos (3,8 millones de  euros) y los primeros fuegos artificiales comenzaron a iluminar el cielo de la ciudad tres horas antes de media noche.

En Filipinas, las celebraciones fueron atenuadas por el recuerdo del paso del tifón Haiyan. En Taclobán, que se llevó la peor parte de esta tormenta el 8 de noviembre, se lanzaron fuegos artificiales para animar a la población, a pesar de las casi 8.000 personas que murieron o están desaparecidas en la zona.

En tanto, en Japón la celebración fue calma y discreta, con algunos fuegos artificiales y visitas masivas a templos. La población también se regaló con gambas, “sashimi” de atún rojo y otras delicias como “noodles”, que en el país se consideran un símbolo para desear una larga vida.

Las campanas de los templos sonaron 108 veces, por las 108 causas de sufrimiento de acuerdo con el budismo, y darán la bienvenida al año del caballo.

En Hong Kong miles de personas vieron los fuegos artificiales sobre la famosa bahí­a Victoria de esa ciudad, que fueron disparados desde la pení­nsula de Kowloon y desde lo alto de siete rascacielos en la isla.

Un cañón de la era colonial británica fue disparado para seguir con una tradición instaurada en la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, en Singapur, mucha gente llegó hasta el barrio financiero para disfrutar de los fuegos artificiales, al tiempo que miles de esferas blancas guardaban los deseos y aspiraciones de muchos de su habitantes fueron lanzadas en Marina Bay.

Dubái, por su parte, tuvo un espectáculo pirotécnico sobre el cielo del emirato.

Al menos unos 400.000 fuegos de artificio fueron lanzados desde islas artificiales ubicadas frente a la ciudad.

Con este espectáculo, con 400 sitios de lanzamiento, y 200 técnicos encargados del mismo, Dubái aspira a entrar en el Libro Guinness de los records.

En Moscú, las celebraciones se concentraron en la Plaza Roja con un gran espectáculo de fuegos de artificio que reunió a miles de asistentes.

Fuente: La Tercera

 

 

Síguenos por @800noticias