La velocidad como causa del siniestro | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

SANTIAGO DE COMPOSTELA (AFP) – La excesiva velocidad se perfila este jueves como la principal causa del trágico accidente ferroviario en Santiago de Compostela (Galicia, noroeste) que ha dejado al menos 80 muertos, el más grave desde 1944 en este país profundamente conmocionado.

Mientras que la delegación del gobierno aumentaba el jueves por la tarde el balance a 80 fallecidos, la angustia de las familias que seguían sin noticias de sus seres queridos persistía con 13 cadáveres aun por identificar, según informó la autoridad judicial de Galicia.

Además, la cifra aún puede aumentar ya que de los 178 heridos contabilizados por el gobierno regional gallego, 94 seguían ingresados, 35 de ellos en estado crítico.

Entre los hospitalizados se encuentra uno de los maquinistas del tren que debe declarar ante la policía como imputado a petición de un juez, explicó una portavoz judicial a la AFP.

Horas después del siniestro, el escenario de la tragedia seguía siendo dantesco: una gran grúa blanca levantaba los vagones hechos añicos, mientras en las vías aún se veían rastros de maletas y pertenencias de los pasajeros mezclados con la chatarra del convoy.

Delante del tanatorio instalado en un pabellón cercano, los coches fúnebres iban y venían mientras familiares compungidos buscaban confort en los equipos de psicólogos puestos a disposición o, algunos consumidos por la ansiedad, seguían esperando noticias de sus seres queridos.

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, que acudió este jueves temprano al lugar del accidente, decretó tres días de luto oficial mientras que la comunidad de Galicia respetará siete días de duelo.

El rey Juan Carlos y el príncipe heredero Felipe suspendieron todos sus compromisos tras conocer la noticia. El monarca envió una carta de pésame a las familias de las víctimas y se trasladó a Santiago el jueves por la tarde junto a su esposa, la Reina Sofía.

“Todos los españoles se unes al dolor de las familias de los muertos. Esperamos que los heridos se recuperen poco a poco, que vaya recuperándose”, dijo el monarca tras visitar el hospital donde están la mayoría de víctimas.

Desde el primer momento, la excesiva velocidad ha sido considerada como la causa principal de esta tragedia, ocurrida a las 20H42 locales del miércoles (18H42 GMT) a solo 4 km de la estación de Santiago de Compostela, cuando el tren entró en una curva muy cerrada limitada a 80 km/h.

Dos investigaciones, una judicial y otra administrativa, se han puesto en marcha. De momento, el juez ha pedido a la policía que interrogue como imputado a uno de los conductores del convoy, bajo custodia policial en el hospital donde está ingresado.

“¡Voy a 190! Espero que no haya muertos porque caerán sobre mi conciencia”, dijo uno de los maquinista por radio a la estación, en el momento del accidente, según informaciones publicadas por el diario español El País.

El tren, que circulaba por una línea de alta velocidad estrenada en 2011, aunque el convoy en sí no era de alta velocidad, había salido de Madrid y tenía por destino Ferrol.

“Lo que sabemos es que el tren no ha tenido ningún problema operativo”, declaró el presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar Rodríguez, a la radio privada Cope.

Numerosos testigos hablan de un ruido muy fuerte como de una fuerte explosión.

“Estaba en casa y oí un sonido como un trueno muy grande y vi mucho humo negro”, explicaba el jueves al alba María Teresa Ramos, una mujer de 62 años que vive a pocos metros del lugar del siniestro.

“Era un desastre. Todo el mundo se fue a buscar mantas y toallas para ayudar. Es una cosa que nunca se había visto aquí”, recuerda sentada en el jardín de su hogar mientras las grúas empezaban a retirar los vagones de las vías.

“Estaba viendo la TV en casa de mis padres y escuché como un gran estruendo. Como si hubiera habido un terremoto”, dijo a la AFP Francisco Otero, otro vecino.

Varios vagones descarrilaron, amontonándose unos con otros. Uno de ellos saltó por los aires cayendo a un terraplén a varios metros de las vías. Varias mantas cubrieron los cadáveres esparcidos en el lugar.

Rápidamente, ambulancias, policías y bomberos se acumularon, con las luces de urgencia encendidas, para evacuar a los heridos.

Un edificio municipal se puso a disposición de los familiares, que recibían atención psicológica mientras se multiplicaban las llamadas para donar sangre a los hospitales.

Jesús López, de 69 años, esperaba solo, el jueves ante el centro, con un paraguas colgado del brazo. Vino de A Coruña, a 100 kilómetros de allí, desde que supo que su sobrina, de 40 años, estaba dentro del tren.

Arquitecta residente en Madrid, ella iba a Galicia para buscar a sus dos hijos de cinco y dos años que pasaban las vacaciones con sus abuelos.

De repente suena el teléfono del hombre: una amiga enfermera ha identificado a su sobrina en el hospital gracias a la alianza de bodas.

Jesús rompe a llorar: “La ha visto en el hospital. Está en estado grave, pero viva”.

El país entero ha quedado compungido por el peor accidente ferroviario desde 1944, cuando un choque de dos trenes causó cientos de muertos en la provincia de León (norte de España). En 1972, un tren que cubría la ruta Cádiz-Sevilla (Andalucía, sur) descarriló causando también 77 muertos.

Síguenos por @800noticias