La justicia de Brasil declara ilegal huelga del metro de Sao Paulo | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

SAO PAULO, (AFP) – La justicia laboral brasileña determinó el domingo la ilegalidad de la huelga del metro de Sao Paulo, donde en cuatro días se inaugurará el Mundial-2014 e impuso multas de más de 220.000 dólares diarios si los empleados no regresan al trabajo.

La huelga, que lleva ya cuatro días y amenaza un buen desarrollo del torneo, ha sembrado el caos en el tránsito y provocado embotellamientos de más de 250 km en esta megalópolis de 20 millones de habitantes, donde el 12 de junio Brasil enfrentará a Croacia en el primer partido de la Copa del Mundo.

“El Tribunal Regional del Trabajo de Sao Paulo juzgó la huelga abusiva, pero por la tarde en asamblea vamos a votar si continuamos o no con la huelga”, declaró a la AFP el portavoz del sindicato de trabajadores del metro, Thiago Marcelino Pereira.

Los trabajadores decidirán a partir de las 14H00 (17H00 GMT) si continúan la paralización.

La justicia decidió asimismo mantener la multa de 100.000 reales diarios (USD 45.000) impuesta al sindicato desde el comienzo de la huelga y señaló que el valor subirá a 500.000 por día (unos USD 227.000) en caso de que ignoren el fallo de este domingo.

También respaldó el reajuste salarial de 8,7% que propone la empresa a los trabajadores del metro. El sindicato comenzó exigiendo un aumento de sueldo superior a 35%, aunque luego descendió su reclamo a 12,2%.

La justicia había autorizado la huelga el pasado jueves, pero pidió a los trabajadores mantener un 100% de operación en los horarios pico y un 70% en las horas de baja demanda, lo cual no fue respetado.

Los huelguistas amenazaron incluso con mantener el paro durante el Mundial si no obtienen las mejoras salariales que demandan.

Una medida de este tipo perturbaría seriamente el acceso al Arena Corinthians, sede del partido inaugural del Mundial el próximo jueves, y que está especialmente diseñado para que los hinchas lleguen en metro.

El Brasil-Croacia, que dará inicio al Mundial-2014, reunirá a 61.600 espectadores, además de contar con la presencia de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y de otros 11 jefes de Estado.

A solo cuatro días del pitazo inicial de la Copa, las obras continúan a toda marcha en el Arena Corinthians: los trabajadores corren para limpiar asientos, verificar vigas e instalar cables.

Al caer la noche del sábado, obreros enfundados en sus cascos aún trabajaban en las dos tribunas temporarias del nuevo estadio.

“Aún hay mucho por hacer”, dijo a la AFP un trabajador que pidió conservar el anonimato porque no está autorizado a hablar con la prensa.

“Estará listo antes de la Copa del Mundo”, dijo otro, limpiándose el sudor de la frente con la manga de la camisa.

La paralización del metro se enmarca en una ola de protestas y huelgas que han sacudido el país en las últimas semanas al acercarse la Copa, protagonizadas por conductores de autobús, policías, vigilantes de bancos o profesores.

Estos movimientos sociales, sumados a las amenazas de manifestaciones de los colectivos anti-Mundial, se enmarcan en un escenario de magro crecimiento económico, aumento del coste de la vida y un clima pre-electoral antes de los comicios nacionales de octubre.

Muchos ingredientes en un peligroso cóctel para las autoridades brasileñas, que prometieron organizar “la Copa de las Copas”.

Pero en medio de las huelgas y las reivindicaciones sociales, esta segunda Copa del Mundo que organiza Brasil (después de la de 1950 que perdió contra Uruguay 2-1 en la final), ya va tomando forma en el plano deportivo con la llegada progresiva de las 32 selecciones participantes. 

Este domingo llegaron a Brasil cinco nuevas selecciones, incluidas Alemania e Inglaterra, y debe llegar también esta noche la vigente campeona, España.

El equipo de Vicente Del Bosque llegará a su campo base de Curitiba (sur) después de vencer este sábado en Washington a El Salvador (2-0) en su último partido preparatorio y con las esperanzas puestas en la buena progresión de su delantero Diego Costa.

Cinco días más tarde, la ‘Roja’ reeditará la final del Mundial-2010 junto a Holanda, en el que será el primer gran choque de este Mundial.

Por su parte, los italianos realizarán este domingo los últimos ajustes en un amistoso contra el club carioca Fluminense. 

 

Síguenos por @800noticias