Justicia egipcia prolonga 15 días la detención de Mursi | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EL CAIRO, 12 agosto 2013 (AFP) – La justicia egipcia prorrogó este lunes la detención del presidente islamista derrocado Mohamed Mursi mientras sus partidarios siguen reforzando barricadas en las dos plazas que ocupan desde hace un mes en El Cairo a la espera de un asalto de la policía.

Mursi, derrocado por un golpe militar el 3 de julio, fue detenido oficialmente el 26 de julio acusado de presunta colaboración con Hamas y este lunes las autoridades judiciales anunciaron que prorrogarían otros 15 días su arresto.

La decisión judicial podría alentar a sus partidarios, que siguen movilizados en todo el país y piden la vuelta al poder del primer presidente elegido democráticamente de la historia egipcia.

La comunidad internacional, que intentó en varias ocasiones mediar en el conflicto, teme una masacre después de que la policía anunciara una operación inminente pero “gradual” para desalojarlos.

Altos responsables de las fuerzas de seguridad indicaron a la AFP que sólo desalojarán a los manifestantes tras “varios requerimientos” durante “dos o tres días”.

En un mes, más de 250 personas han muerto, esencialmente partidarios de Mursi en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad o con los opositores al presidente derrocado.

Haciendo caso omiso de las advertencias del nuevo gobierno, cientos de manifestantes se manifestaron en el centro de El Cairo, con banderas egipcias y retratos de Mursi.

El domingo por la noche, al término de la tregua establecida hasta el final de las celebraciones del ramadán, la policía anunció una operación inminente, pero “gradual”.

Las autoridades intentan convencer a algunos manifestantes -atrincherados con mujeres y niños-de evacuar pacíficamente las plazas antes de lanzar un ataque contra los más determinados.

El gobierno interino debe hacer frente al mismo tiempo a la presión popular, que exige la dispersión rápida de los partidarios de Mursi, y a los llamamientos internacionales a la moderación, explicó a la AFP H.A. Hellyer, investigador del Brookings Institute.

Según él, las autoridades “van a proceder con cuidado” ya que “temen una condena internacional”.

En la plaza Rabaa al Adawiya, el bastión de los partidarios de Mursi, decenas de hombres con cascos y armados con palos pusieron en pie barricadas de ladrillos y bolsas de arena que bloquean los principales accesos a la plaza.

En una tribuna, sus líderes se turnaron incansablemente para exigir el retorno de Mursi y el fin del “golpe de Estado”.

Algunos marchan con palos en la espalda, bajo el mando de un líder, antes de iniciar una serie de ejercicios físicos.

“Tendremos mártires. Pagaremos un precio alto, pero la victoria nos estará esperando al final del camino”, declaró uno de ellos.

Durante la noche en la plaza Rabaa, Farid Ismail, un responsable de los Hermanos Musulmanes, llamó a ocupar “todas las plazas del país” este lunes y a “mandar un mensaje a los líderes del golpe de Estado: el pueblo egipcio continuará con su revolución”.

Luego, los manifestantes abuchearon al general Abdel Fatah al Sisi, jefe de las Fuerzas Armadas, y quien anunció la destitución y arresto del presidente islamista.

Los Hermanos Musulmanes reclaman la liberación de Mursi y de los principales dirigentes de la cofradía detenidos desde el 3 de julio, así como la restauración del presidente y de la constitución suspendida por los militares.

Los detractores de Mursi le reprochan haber copado todo el poder en favor de su movimiento, los Hermanos Musulmanes, y de haber acabado de arruinar una economía que ya tenía muchas dificultades.

La más alta autoridad musulmana de Egipto, el imán de Al Azhar, jeque Ahmed al Tayeb, hizo un llamado el domingo a la reconciliación nacional y aseguró haber invitado a todas las partes a negociar un compromiso.

Sin embargo, los Hermanos Musulmanes negaron haber recibido una invitación y se niegan categóricamente a dialogar con las autoridades “ilegitimas”.

Síguenos por @800noticias