Islamistas denuncian al menos 200 muertos en el desalojo de la acampada en El Cairo | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP – La organización islamista egipcia Hermanos Musulmanes ha denunciado este miércoles el fallecimiento de al menos 200 personas a manos de las fuerzas de seguridad en el marco de las operaciones de desalojo de sus acampadas en El Cairo en respaldo al expresidenteMohamed Mursi.

Los muertos se han producido en las plazas de Rabaa al Adaweya y Al Nahda

 

El grupo ha destacado que este balance de muertos se corresponde únicamente a la sentada en la plaza de Rabaa al Adaweya y en la plaza Al Nahda.

La cifra ha sido confirmada por uno de los portavoces de Hermanos Musulmanes, Gehad el Haddad, quien ha subrayado que «varias personas se encuentran en estado crítico». «Los manifestantes pacíficos están cayendo uno a uno. Los asesinatos brutales se incrementan», ha agregado. «No es un intento de desalojar dos sentadas, es un intento de barrer a la oposición», ha valorado en otro «twit».

Según AFP, los muertos serían de 43, cuyo correponsal, según dice, habría sido capaz de contar los cadáveres, todos hombres.

Ataque militar

La cadena de televisión egipcia OnTV ha iniciado una retransmisión en directo de la intervención policial, en la que se puede ver a decenas de agentes y militares con blindaje disparando gases lacrimógenoscontra los presentes. Activistas han asegurado que también han usado fuego real.

Los Hermanos Musulmanes instaron hoy a todos los egipcios a salir a las calles del país para impedir una masacre en las acampadas. «Esto no es un intento de acabar con una protesta, sino una eliminación sangrienta de cualquier voz que se opone al golpe militar», dijo el portavoz del grupo islamista Gehad al Hadad en Twitter.

«Esto no es un intento de acabar con una protesta, sino una eliminación sangrienta»

 

Por su parte, las fuerzas de seguridad han emitido un mensaje a través de altavoces para solicitar a los manifestantes que abandonen la protesta de forma pacífica a través de corredores seguros garantizados por el Ejército, según activistas. Por otra parte, algunos manifestantes han incendiado neumáticos para evitar el desalojo.

El Gobierno anunció a finales de julio que desalojaría las sentadas y argumentó motivos de seguridad para justificar tal decisión, que ha sido rechazada por las principales formaciones islamistas y algunos de los grupos revolucionarios más relevantes del país, entre ellos el Movimiento Juvenil 6 de Abril. En este sentido, la organización Amnistía Internacional (AI) ha advertido de que dicho llamamiento puede derivar en «nuevos abusos y derramamientos de sangre».

Campaña de represión

Según AI, el Gobierno no ha precisado de momento qué medidas se van a tomar para reducir al mínimo los enfrentamientos, las posibles pérdidas de vidas y las lesiones graves. Hermanos Musulmanes y sus aliados han acusado a las nuevas autoridades de acceder al poder a través de un golpe de Estado militar y de lanzar una campaña de represión contra los movimientos islamistas. Decenas de altos cargos islamistas, entre ellos el propio Mursi, han sido arrestados y acusados de diversos delitos y crímenes.

Entre las medidas más criticadas adoptadas por el nuevo Gobierno está el restablecimiento por parte del Ministerio del Interior de lasfunciones de lucha contra el extremismo y control de las actividades políticas y religiosas, suspendidas tras la revuelta que puso fin en 2011 al Gobierno del expresidente Hosni Mubarak. Casi 300 personas han muerto debido a la violencia política desde el derrocamiento de Mursi, la mayoría de ellas seguidores de formaciones islamistas. Sólo el 27 de julio murieron unos 80 simpatizantes del presidente por disparos presuntamente efectuados por las fuerzas de seguridad.

 

Síguenos por @800noticias