Fue declarado en estado de emergencia Buenos Aires tras ola de crímenes | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

El Gobierno de la provincia de Buenos Aires ha decretado la “emergencia en seguridad pública” ante la ola de atracos y homicidios ocurridos en los últimos días, desencadenante de la reacción de algunos bonaerenses que golpearon y hasta lincharon a delincuentes pillados ‘in fraganti’.

“Ya ha corrido demasiada sangre”, lamentó al anunciarlo el gobernador kirchnerista Daniel Scioli, que fue vicepresidente de Néstor Kirchner (2003-2007) y aspira a ser candidato a presidenciable oficialista en las elecciones del año próximo, cuando Cristina Fernández concluya su segundo mandato.

En el llamado Gran Buenos Aires, cinturón urbano y provincial de la capital, se aglomeran ocho millones de habitantes y se concentran centenares de ‘villas miserias’ (chabolas). Allí conviven muchos excluidos sociales con las mafias del narcotráfico, un caldo de cultivo perfecto para la delincuencia.

Todos los días se producen decenas de atracos, muchos de los cuáles terminan con el homicidio de la víctima. De todas formas, aunque no hay estadísticas oficiales fiables, se calcula que la tasa de asesinatos es menor a las de Venezuela y Brasil. Pero se estima que el índice de robos con armas resulta mayor.

Ante el fracaso de la policía bonaerense para frenar la subida del delito, por ineficacia o, muchas veces también, complicidad con los malhechores haciendo la vista gorda a cambio de sobornos, algunos a veces reaccionan indignados y aplican una variante salvaje de la Ley del Talión.

Si alcanzan a pillar al ladrón con las manos en la masa, le propinan una tunda infernal. Ya ha habido 12 casos de estos ataques tumultuosos en diez días, una experiencia inédita en Buenos Aires. Y un linchamiento acabó con la vida de David Moreira, supuesto ladrón de 23 años.

Así las cosas y consciente de que la inseguridad es el primer quebradero de cabeza de los bonaerenses y puede minar sus aspiraciones presidenciales, el gobernador Scioli ha aprontado un nuevo ‘plan de combate’ a los delincuentes, otro más luego de fallidos proyectos anteriores.

Por ejemplo, en 2013 colocó al frente del ministerio bonaerense de Seguridad al alcalde de la comuna de Ezeiza, Alberto Granados. Por el dudoso mérito de haberse ganado el mote de “el sheriff” a raíz de que admitió ir armado con un revólver Colt calibre 38 y aconsejaba a los vecinos imitarlo.

Este plan de “emergencia en seguridad pública”, explicó Scioli, proveerá de 600 millones de pesos (40 millones de euros) a su administración. Llaman a filas nuevamente a 5 mil policías jubilados, cogen de ayudantes a 40 mil guardias privados, y compran 10 mil armas, 1000 patrullas, y 30 mil chalecos antibalas.

Aunque Scioli reconoció que se trata de paliativos. “Las soluciones de fondo -dijo- vienen de la mano de la inclusión social. Por eso, estamos convencidos que sin más y mejor educación no podemos pensar en ganar esta batalla”. Y también resaltó la importancia de “la cultura y el deporte”.

La alarma de los ciudadanos por la ola de robos y homicidios se refleja en las encuestas. El delito se ha disparado en opinión del 84% de los encuestados en un estudio publicado por el diario “Clarín”. La oposición al Gobierno de Cristina Fernández ha dado el visto bueno al plan de Scioli. Mientras, la jefa de Estado calla.

Fuente: EL MUNDO http://www.elmundo.es/internacional/2014/04/06/534133bee2704e8f088b456c.html

Síguenos por @800noticias