Estados Unidos bombardea posiciones yihadistas en Irak | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

ERBIL, (AFP) – Estados Unidos se involucró por primera vez en el conflicto iraquí desde que retiró sus tropas de Irak en 2011, al bombardear el viernes posiciones de yihadistas que amenazan el Kurdistán iraquí y a miles de cristianos desplazados.

Dos aviones estadounidenses lanzaron ataques aéreos contra posiciones del Estado Islámico en el norte de Irak, después de que la artillería de los yihadistas disparara cerca de personal estadounidense en Erbil, informó este viernes el Pentágono.

Poco después, Washington prohibió a los aviones civiles estadounidenses sobrevolar Irak.

Tras la noche del miércoles, cuando las fuerzas kurdas se retiraron de Qaraqosh, los yihadistas tomaron posiciones en esta ciudad, situada entre Mosul, la segunda ciudad del país, que ya estaba en poder del Estado Islámico, y Erbil.

Según el patriarca caldeo Louis Sako, Qaraqosh, la mayor ciudad cristiana de la región, fue vaciada de su población. Sako estimó el número de cristianos que fueron expulsados de sus hogares en 100.000.

Muchos de ellos trataron de entrar en el vecino Kurdistán, aumentando la presión en este territorio autónomo de cinco millones de habitantes que ya recibió a cientos de miles de personas desde que EI comenzó su ofensiva, el 9 de junio.

Ya el domingo, la conquista de Sinjar, un bastión de la minoría kurdohablante yazidí, adepta de una religión preislámica en parte salida del zoroastrismo, había provocado la fuga de 200.000 civiles, según la ONU.

El presidente estadounidense Barack Obama había autorizado el jueves la intervención de aviones de guerra. Hasta ahora la misión de estos aparatos había sido lanzar alimentos y agua potable a miles de personas que se esconden de los yihadistas en las desérticas montañas del norte del país.

En este contexto, la ONU afirmó el viernes que estaba preparando la apertura de un corredor humanitario en el norte de Irak para permitir huir a los civiles amenazados por los yihadistas.

Un alto responsable de Defensa norteamericano confirmó que había comenzado una misión para salvar a los que permanecían bloqueados en las montañas lanzando “alimentos cruciales y agua” pero un habitante de la región de Sinjar interrogado por teléfono el viernes dijo que la ayuda todavía no había llegado.

“Nada ha aterrizado en esta parte de la montaña. Necesitamos todo tipo de ayuda, comida y agua. Hay muchos niños aquí”, dijo este hombre que se ha refugiado con su familia en una cueva.

Francia afirmó que “asumirá la responsabilidad que le corresponde” en la lucha contra EI y el primer ministro británico, David Cameron, aprobó este viernes la decisión estadounidense, pero descartó sumarse a la operación militar.

Además, Londres pidió a los británicos que se encuentren en las provincias kurdas iraquíes de Erbil, Sulaimaniya y Dohuk que las “abandonen ya”.

Por su parte, el Vaticano anunció que el papa Francisco enviará a Irak al cardenal Fernando Filoni, antiguo nuncio en este país, para apoyar a la población, en parte cristiana, que huye ante el avance de los yihadistas

En Bagdad, la intervención estadounidense suscitó cierto escepticismo, ya que el primer ministro Nuri al Maliki pedía estos bombardeos desde principios de junio, cuando el EI lanzó su ofensiva, semanas antes de proclamar, a fines de ese mes, un “califato” en los territorios bajo su control en Siria e Irak.

Obama “no hizo nada durante tres años, pero en cuanto le ocurre algo a los kurdos o los cristianos, empieza a hablar de terrorismo”, declaró Rashaad Jodhr Abas, un funcionario jubilado.

Cuando en junio el ejército regular iraquí huyó del avance de los yihadistas, los kurdos tomaron su lugar y ganaron nuevos territorios, pero, desde principios de agosto, los insurgentes los han derrotado militarmente en varias oportunidades, haciéndoles perder varias ciudades cerca de la frontera siria y dos campos petrolíferos.

Síguenos por @800noticias